miércoles, 5 de abril de 2017

Slow food gastronomía saludable y ecológica

Slow food hace referencia a comer con atención, es una modalidad de culinaria que valora en especial la calidad de los alimentos teniendo en cuenta entre otras cosas la procedencia de las materias primas utilizadas para cada plato como también el modo de cocción.

Este estilo de alimentación nació en Italia a mediado de los años ochenta cuando se inauguró una filial de la cadena de comida McDonalds, junto a la escalinata de la Plaza España, Roma. Periodistas de algunos diarios locales organizaron una manifestación celebrando una fiesta para protestar contra la comida rápida e industrial, como una réplica a la comida conocida como fast food.

Fue así que decidieron que era necesario promover la lentitud en la comida, como también los productos naturales, incentivar la preparación de recetas locales, y el deleite en el sentido del gusto, sin prisas.

Así, la comida Slow food tiene como objetivo salvaguardar el patrimonio alimentario de la humanidad, formando un movimiento que ha crecido a través de los años y hoy se encuentra presente en más de ciento treinta países de los cinco continentes. En el año 2004, la FAO reconoció oficialmente a Slow Food como una organización sin ánimo de lucro instaurando además una relación de colaboración.


Hoy, este movimiento agrupa productores, procesadores, comerciantes y gastronómicos que realizan un gran trabajo para comercializar los denominados "alimentos y platos del Arca", haciendo alusión al Arca de Noé.

En la actualidad en España cada vez existen más propuestas de este tipo de culinaria Slow Food que apuesta por lo saludable y ecológico, con una premisa que pregunta ¿Disfruta usted su comida?". 

Existen en España unos mil socios de Slow Food distribuidos entre 39 provincias y la mayor red de restaurantes de esta corriente de culinaria ecológica se encuentra en Cataluña, a pesar de que en Madrid también se practica slow food, aunque un poco menos extendida como costumbre gastronómica.

Asimismo, cabe aclarar que la comida slow food va más allá del producto artesano y del tema saludable, pues se busca además trabajar con alimentos ecológicos y ofrecer una culinaria diferente que muchos agradecen.