domingo, 2 de abril de 2017

Efectos del cambio climático sobre las mariposas

Debido al calentamiento global existen algunas especies como la mariposa arecia agestis que ha cambiado su forma de alimentarse tras evolucionar para poder adaptarse al cambio climático. Este tipo de mariposa común en el Reino Unido comenzó a extender a lugares con temperaturas más suaves en el norte del país como Yorkshire y este desplazamiento hacia el norte es precisamente la respuesta al cambio climático, evolucionando también en su dieta que se ha transformado en más restrictiva.

Así, las arecia agestis ha tenido una evolución y la reducción que han experimentado en su dieta les ayudó a extenderse a nuevas zona del Reino Unido, sin embargo el peligro que existe con una alimentación restrictiva corren un mayor peligro de extinción.

En el caso de la mariposa monarca existe un estudio realizado por la Universidad de Massachusetts ha logrado determinar ciertas afectaciones sobre los patrones migratorios de esta especie que podría causar graves daños sobre las costumbres de estos bellos insectos.

Conocidas por sus colores radiantes las mariposas Monarca realizan una migración desde Canadá hasta México año tras año cuando cae el invierno para regresar al llegar la primavera nuevamente a Canadá, previo poner sus huevos en una zona de Estados Unidos.

Sin embargo, los científicos pudieron determinar que si se realiza un cambio de temperatura antes de cumplir con su ciclo habitual de migración las Monarca cambian la dirección de su vuelo, representando por lo tanto un cambio climático un grave riesgo para su supervivencia.


Por último, las mariposas cambian de color debido a los cambios climáticos y así se ha podido determinar que las de color oscuro se adaptan mejor al frío que las de tonalidades más suaves, que a su vez soportan mejor el calor.

De allí que muchas especies de mariposas europeas que lucen mayor intensidad en sus colores se desplazan hacia los Alpes, Escandinavia y los Balcanes a medida que el Viejo Continente se hace más cálido.

Desde comienzos del año 2000 a nivel mundial las temperaturas vienen aumentando cada año, países como Alaska por ejemplo ha llegado a alcanzar temperaturas de 35º C, siendo solo un ejemplo de aquello que hace que insectos como las mariposas puedan sufrir consecuencias graves debido a su necesidad de adaptarse a un medio ambiente diferente y no tan amigable.