martes, 18 de abril de 2017

Bioenergía con lodos de depuradora

La producción de biomasa se ha incrementado gracias a las investigaciones realizadas por científicos de las Universidades Politécnica de Madrid y la de Miguel Hernández de Elche, utilizando para ello lodos de depuradora como fertilizante en cosechas de un tipo de cardo llamado cynara.

El trabajo de investigación fue realizado con el objetivo de determinar los efectos que tiene la fertilización del suelo utilizando compost de lodos de depuradora durante tres años.

Los resultados obtenidos en la investigación fueron publicados en el Journal of Cleaner Production y demuestran que al utilizarse este tipo de fertilizante los efectos son muy positivos ya que se ha logrado incrementar la producción de biomasa y de semillas oleaginosas, algo que produjo un importante incremento de la producción energética del cultivo.

Por otra parte, al utilizarse lodos de depuradora para fertilizar cultivos energéticos se abre la posibilidad de dar salida a esos residuos porque este tipo de plantaciones no están dirigidas al sector alimentario.


Los cultivos energéticos como es el caso del cynara se destinan a la producción de un tipo de energía renovable, la energía de la biomasa o bioenergía, siendo un tipo de cultivo herbáceo perenne que se adapta a los climas mediterráneos y que gracias a los ciclos anuales de crecimiento el mismo puede cosecharse todos los años.

Todos los años es posible obtener del cultivo del cynara dos tipos de biomasa que son la biomasa lignocelulósica, útil como biocombustible sólido y semillas oleaginosas, de las que se puede extraer aceite para producir biodiesel.

Asimismo, los lodos de depuradora son productos residuales de naturaleza orgánica pero además son ricos en nutrientes y debido a su composición la utilización de los lodos de depuradora en agricultura está regulada para evitar el riesgo de contaminación de productos del tipo agroalimentarios y del medio ambiente.

Con la utilización del compost de lodos de depuradora para los cultivos energéticos se logran sinergias desde diferentes áreas, entre ellas la protección del suelo y la utilización de productos residuales de la gestión de aguas residuales urbanas.

viernes, 14 de abril de 2017

Energía solar será la más barata en pocos años

Falta poco tiempo para que la energía solar se convierta en la más barata, comenzando así una nueva era donde los combustibles fósiles hasta hoy de bajo precio desaparezcan dando lugar a las energías ecológicas.

Pero no solo el precio es lo que hace atractiva a la energía solar, sino también la ventaja de la sostenibilidad ya que en pocos años será la más barata y competitiva del mercado. Se prevé que para el año 2025 la energía solar será la más barata, con una evolución en la actualidad muy positiva que ha podido verse en un corto período de tiempo.

Así, el informe publicado por Bloomberg New Energy Finance (BNEF), afirma que la solar se está convirtiendo en la más barata a escala global. Se trata de cifras que marcan una tendencia en los mercados del mundo de la energía y una prueba clara de la potencialidad de crecimiento de una manera rápida.

La energía solar comienza ya a competir con el carbón y el gas y muy pronto será más barata que el carbón. Según el informe de la BNEF en 2025 la energía solar será más barata que el carbón, gracias a las mejoras tecnológicas que son la clave para abaratar materiales logrando una mayor eficiencia.


Asimismo, los precios más bajos se deben a la mejora de la tecnología en sus distintos aspectos tales como la fabricación y las economías a escala hasta la productividad, ya que los paneles producen más energía con la misma cantidad de sol.

La energía solar también será muy pronto más barata que el carbón y también más económica que la eólica, en una carrera que las energías limpias tienen por liderar todas las alternativas menos costosas a las energías fósiles.

Los últimos datos proporcionados por BNEF sobre el menor coste está representado por la construcción de plantas de energía solar con respecto a los proyectos eólicos en los países en desarrollo.

Cada vez resulta más competitiva la energía solar que el gas natural y el carbón gracias a que las energías renovables están entrando en la era de la subcotización frente a los precios de los combustibles fósiles.

martes, 11 de abril de 2017

Ser veggie, la nueva tendencia

Ser veggie, la nueva tendencia culinaria que hace furor tanto en platos principales como en tentempiés innovadores y cócteles a través de recetas que contienen los vegetales que todos conocemos que preparados y dispuestos de manera tal que se convierten en sabroso y deseable deseo de la gastronomía. La base del estilo de cocina veggie se basa en menos carne y un cuidado especial a la naturaleza. La idea es hacer platos deliciosos y deseables a la vista de los comensales con vegetales sencillos como lechuga y tomates en lugar de carnes rojas. Estudios realizados por “The Green Revolution” en la actualidad poco más del 7% de la población adulta de Espa~ma se ha pasado a la cultura culinaria veggie. Las razones de esta decisión está sobre todo motivada por razones de salud, pero también por una mayor consciencia sobre el cuidado del medio ambiente. Ser veggie es una nueva tendencia en la forma de comer que suma cada día más seguidores, personas que han decidido por voluntad propia consumir menos carne roja al igual que lo hacen también otros países europeos como Reino Univo y Alemania. En una encuesta realizada recientemente se pudo detectar que existe aún una falta a nivel masivo del estilo de culinario veggie en el mundo de la restauración, pues este sector no se ha adaptado a la demanda existente. Pero también existe una controversia entre veggies y veganos ya que dentro de estas dos opciones de culinaria existen muchas tendencias, algunas más ecológicas y otras no tanto. Los vegetarianos tienen un amplio abanico de posibilidades desde los vegetarianos estrictos hasta los flexitarianos aquellos que solo comen las frutas y las verduras dentro de un enfoque vegetariano pero sin renunciar a la carne, por dar un par de ejemplos. Ser veggie no significa necesariamente ser vegano y por ello puede afirmarse que se trata de una corriente gastronómica nueva que incluye un tipo de alimentación que es la predilecta de algunos grupos sociales muy definidos como empresarios, profesores universitarios y mujeres jóvenes o para decirlo en palabras más sencillas “las nuevas clases medias”. Ser veggie también es ecológico, a pesar que también como en cualquier otro ámbito también existen aquí diferentes grados. Comenzar a comer más verduras, menos carnes rojas ya que este alimento es sinónimo de más emisiones y de uno explotación agrícola insostenible para dicha industria. Ser veggie, la nueva tendencia que está vinculada con la agricultura más ecológica, sobre todo porque este tipo de productos también se relacionan con otras cosas que pueden afectar el medio ambientes como envases y transporte.

miércoles, 5 de abril de 2017

Slow food gastronomía saludable y ecológica

Slow food hace referencia a comer con atención, es una modalidad de culinaria que valora en especial la calidad de los alimentos teniendo en cuenta entre otras cosas la procedencia de las materias primas utilizadas para cada plato como también el modo de cocción.

Este estilo de alimentación nació en Italia a mediado de los años ochenta cuando se inauguró una filial de la cadena de comida McDonalds, junto a la escalinata de la Plaza España, Roma. Periodistas de algunos diarios locales organizaron una manifestación celebrando una fiesta para protestar contra la comida rápida e industrial, como una réplica a la comida conocida como fast food.

Fue así que decidieron que era necesario promover la lentitud en la comida, como también los productos naturales, incentivar la preparación de recetas locales, y el deleite en el sentido del gusto, sin prisas.

Así, la comida Slow food tiene como objetivo salvaguardar el patrimonio alimentario de la humanidad, formando un movimiento que ha crecido a través de los años y hoy se encuentra presente en más de ciento treinta países de los cinco continentes. En el año 2004, la FAO reconoció oficialmente a Slow Food como una organización sin ánimo de lucro instaurando además una relación de colaboración.


Hoy, este movimiento agrupa productores, procesadores, comerciantes y gastronómicos que realizan un gran trabajo para comercializar los denominados "alimentos y platos del Arca", haciendo alusión al Arca de Noé.

En la actualidad en España cada vez existen más propuestas de este tipo de culinaria Slow Food que apuesta por lo saludable y ecológico, con una premisa que pregunta ¿Disfruta usted su comida?". 

Existen en España unos mil socios de Slow Food distribuidos entre 39 provincias y la mayor red de restaurantes de esta corriente de culinaria ecológica se encuentra en Cataluña, a pesar de que en Madrid también se practica slow food, aunque un poco menos extendida como costumbre gastronómica.

Asimismo, cabe aclarar que la comida slow food va más allá del producto artesano y del tema saludable, pues se busca además trabajar con alimentos ecológicos y ofrecer una culinaria diferente que muchos agradecen.



domingo, 2 de abril de 2017

Efectos del cambio climático sobre las mariposas

Debido al calentamiento global existen algunas especies como la mariposa arecia agestis que ha cambiado su forma de alimentarse tras evolucionar para poder adaptarse al cambio climático. Este tipo de mariposa común en el Reino Unido comenzó a extender a lugares con temperaturas más suaves en el norte del país como Yorkshire y este desplazamiento hacia el norte es precisamente la respuesta al cambio climático, evolucionando también en su dieta que se ha transformado en más restrictiva.

Así, las arecia agestis ha tenido una evolución y la reducción que han experimentado en su dieta les ayudó a extenderse a nuevas zona del Reino Unido, sin embargo el peligro que existe con una alimentación restrictiva corren un mayor peligro de extinción.

En el caso de la mariposa monarca existe un estudio realizado por la Universidad de Massachusetts ha logrado determinar ciertas afectaciones sobre los patrones migratorios de esta especie que podría causar graves daños sobre las costumbres de estos bellos insectos.

Conocidas por sus colores radiantes las mariposas Monarca realizan una migración desde Canadá hasta México año tras año cuando cae el invierno para regresar al llegar la primavera nuevamente a Canadá, previo poner sus huevos en una zona de Estados Unidos.

Sin embargo, los científicos pudieron determinar que si se realiza un cambio de temperatura antes de cumplir con su ciclo habitual de migración las Monarca cambian la dirección de su vuelo, representando por lo tanto un cambio climático un grave riesgo para su supervivencia.


Por último, las mariposas cambian de color debido a los cambios climáticos y así se ha podido determinar que las de color oscuro se adaptan mejor al frío que las de tonalidades más suaves, que a su vez soportan mejor el calor.

De allí que muchas especies de mariposas europeas que lucen mayor intensidad en sus colores se desplazan hacia los Alpes, Escandinavia y los Balcanes a medida que el Viejo Continente se hace más cálido.

Desde comienzos del año 2000 a nivel mundial las temperaturas vienen aumentando cada año, países como Alaska por ejemplo ha llegado a alcanzar temperaturas de 35º C, siendo solo un ejemplo de aquello que hace que insectos como las mariposas puedan sufrir consecuencias graves debido a su necesidad de adaptarse a un medio ambiente diferente y no tan amigable.