sábado, 27 de agosto de 2016

Tokio 2020, los Juegos Olímpicos Ecológicos

Comenzando por el hecho que las medallas serán fabricadas con smartphones reciclados sumado a otras características en cuanto a construcción de estadios o remodelación de los mismos, es posible afirmar que Tokio 2020, serán los Juegos Olímpicos Ecológicos.

Acaban de terminar los Juegos Olímpicos de Rio y ya comienzan los preparativos de los que se celebrarán en Japón en 2020. Van conociéndose algunos detalles de las nuevas olimpiadas siendo la expectativa que el nivel de organización será elevado.

La tecnología tendrá un papel protagónico a través de videojuegos y otras alternativas que jugarán un papel importante, entre ellos se ha dejado en claro que serán unos Juegos Olímpico ecológicamente sostenibles, siendo así parte de una fuerte apuesta por concienciar a sus ciudadanos en éste aspecto. 


Tanto el estadio olímpico como la villa que están siendo proyectados para Tokio 2020 serán ecológicos y lo más curioso es que hasta las medallas que se entregarán a los atletas ganadores estarán fabricadas tomando como base smartphones viejos y otros desechos tecnológicos reciclados. 

La idea es extraer de smartphones en desuso y otros deshechos tecnológicos el oro, plata y bronces que serán después utilizados para fabrica las medallas olímpicas.

Esto tiene como antecedente que Japón logró recuperar en 2014 unos ciento cuarenta y tres kilos de oro de sus residuos tecnológicos, además de mil quinientos kilos de plata y mil cien kilos de cobre.

En la actualidad la carencia de recursos naturales suficientes para que las empresas mineras provean los metales para hacer las medallas ha llevado a la obtención de los mismos de una fuente ecológica como es el reciclado de todos los desechos tecnológicos.

Esto ya se ha utilizado en los Juegos Olímpicos de Río pues el 30% de la plata utilizada en medallas provinieron precisamente del reciclaje de objetos como viejas radios y espejos. Crear una Olimpíadas ecológicas parece ser una buena iniciativa desde Tokio que llevará a la concienciación del cuidado del medio ambiente para que todos puedan seguir disfrutando de la tecnología sin que ello suponga contaminar el planeta.

viernes, 19 de agosto de 2016

Casas construidas con botellas de plástico

El Plastic Bottle Villae es un pueblo ecológico en Panamá cuya particularidad está en las casas construidas a partir de botellas de plástico recicladas. Una forma ecológica de utilizar los miles de envases desechables a través de un tipo de construcción innovadora. Este proyecto en Panamá espera utilizar millones de botellas de plástico para la construcción de la eco-aldea llamada Plastic Bottle Villae y auto-declarada como una “comunidad eco residencial”.

Ubicado en Isla Colón, provincia de Bocas del Toro de Panamá, esta innovadora comunidad construirá unas ciento veinte casas realizadas con botellas de plástico que formarán parte del aislamiento principal de las paredes, manteniendo los interiores de los inmuebles a una temperatura de 17°C más fríos que la parte exterior, sin necesidad usar otro tipo de energía.

Según las estadísticas actuales los humanos pueden consumir hoy bebidas que vienen en botellas de plástico en un mes.  Así, nació este proyecto que ha tenido en cuenta la vida de este tipo de envases que tardan cientos de años en desintegrarse, convirtiéndose primero en pequeños trozos de plástico hasta desaparecer por completo.

Este proyecto Plastic Bottle Villae de Panamá buscar precisamente reutilizar las botellas de plástico y así neutralizar los efectos negativos del material en el Planeta Tierra, dejando una huella a través de un gesto ecológico.


Además, el proyecto de Plastic Bottle Villae permite la reutilización de botellas de plástico construyendo casas en un tiempo mucho menor al utilizado tradicionalmente aportando también un gran ahorro en el coste de reconstrucción si se lo compara con los materiales convencionales utilizados a nivel local.

La reutilización de los materiales de la base permite , ‘’The Plastic Bottle Village’’ construir casas en una fracción del tiempo , y en un gran ahorro en el costo de re- construcción, en comparación con los materiales tradicionales que se utilizan a nivel local. Esta comunidad eco residencial establecida en el corazón mismo de las islas del interior de la selva panameña fue diseñada para convivir con la naturaleza y la exuberante vegetación tropical.

A sus residentes se les garantiza también el acceso a la tierra como premio por hacer su parte en cambiar el mundo en una dirección positiva. Serán tres fases de desarrollo para la construcción de esta villa que además de contar con ciento veinte viviendas tendrá un albergue ecológico y una pequeña tienda, un espacio para la práctica de yoga, como también varios senderos y pequeños parques.

El pensamiento de los creadores de esta villas es “cambiando el mundo, sin cambiar la Tierra, un hogar a la vez”.