sábado, 30 de julio de 2016

Alimentarse de forma sostenible

La mayoría de las personas buscan hoy llevar una vida más saludable y además de un buen descanso, actividad física regular y una vida relativamente ordenada, también la alimentación es un factor importante para ganar bienestar. Los nutricionistas coinciden en que una dieta variada y equilibrada desde la niñez es fundamental para crecer sano y fuerte, pues los alimentos saludables ayudan a que el organismo trabaje todas sus funciones de manera correcta.

Lo importante es alimentarse de forma sostenible y esto se traduce en llevar una dieta equilibrada, sin abusos y siempre en cantidades moderadas, sin olvidar que frutas y vegetales son esenciales en el día a día.

Pero, conseguir alimentarse de forma sostenible requiere de fuerza de voluntad para no caer en la tentación de comer productos muy azucarados o salados, recordando siempre aquellos alimentos recomendados y la manera en que estás dispuestos en la famosa Pirámide de Alimentación Saludable. Comprar frutas y verduras de temporada no solo es beneficioso para la salud sino que también ayuda a ahorrar dinero cuando se hacen las compras.

Contar con recetas de cocina sana y natural también ayuda a conseguir el objetivo de llevar una dieta saludable y equilibrada. Existen también algunos alimentos que aportan al organismo un doble beneficio pues además de formar parte de la dieta diaria contribuyen a preservar el medio ambiente y esto es lo que hace que cada menú se transforme en una alimentación sostenible.


Así, al hablar de alimentación o dieta sostenible se hace referencia a aquel conjunto de alimentos que tienen un bajo impacto sobre el medio ambiente, pues con su consumo se protege y también respeta la “biodiversidad” y los ecosistemas, sumándose a esto que se trata de comidas adecuadas en cuanto a su nutrición y son seguras para la salud. Existen varios productos con los que es posible alimentarse saludablemente y cuidar el entorno.

En esa lista se incluyen los alimentos de origen ecológico, que son aquellos que no utilizan ningún elemento químico para su producción como pueden ser plaguicidas, fertilizantes o antibióticos. Los productos orgánicos hacen referencia a aquellos alimentos que para su producción se emplean técnicas de cultivo respetuosas que garantizan en mayor medida el bienestar de los animales, respetando también los ciclos de vida que impone la naturaleza.

Lo dicho anteriormente busca minimizar el impacto del hombre sobre el medio ambiente y lograr la sostenibilidad y la preservación del Planeta, es suficiente con prestar atención a las etiquetas de los alimentos que se compran y si tienen el sello de producción ecológica.

Otros productos que forman parte de una alimentación sostenible son aquellos que desde su zona de producción hasta el lugar de venta solo existen unos pocos kilómetros, por lo tanto se trata de alimentos más frescos y no requieren ser congelados para su transporte.

En la actualidad cada vez más personas siguen la tendencia de llevar una alimentación sostenible y han cambiado y la alimentación sostenible forma parte de una nueva Pirámide Alimenticia, dependiendo entonces de que los hábitos alimenticios cambien y no solo sean saludables sino también sostenibles, solo es necesario consumir de manera consciente estos productos para beneficiarse con ellos.