martes, 15 de marzo de 2016

Orina humana un innovador abono ecológico

Un innovador abono ecológico promete mejorar la agricultura y la jardinería. Se trata de la reutilización de la orina humana, algo que ha revolucionado al mundo por se una materia prima realmente insólita.

Sin embargo, las nuevas técnicas de la ecología pueden llegar a increíbles descubrimientos, como el de transformar la orina humana en un abono ecológico que además de económico evita también poluciones innecesarias.

El uso de este abono permite además ahorrar fertilizantes en los jardines y en los espacios de cultivos, siendo una sustancia orgánica, barato y muy eficaz. Y es que la orina humana es un desecho orgánico pues contiene varios nutrientes que resultan sumamente útiles para las plantas, en particular el potasio y el nitrógeno, además del calcio y magnesio.

Sin embargo, también tiene su lado negativo ya que la orina humana puede contener restos de medicamentos y tiene también relación con la dieta, enfermedades que pueda padecer una persona.


Por lo dicho si la orina procede de una persona sana no existe problema en utilizarla ya que no contendrá bacterias o virus y será biodegradable, pero para hacerlo es necesario informarse sobre la forma correcta de llevar a cabo el abono.

Aunque si procede de una persona sana es utilizable, pues no tiene virus o bacterias y es biodegradable, es mejor saber cómo hacerlo. La ciencia por su parte dice que usar orina como fertilizante de plantas puede ser bueno salvo si se contamina en el acto de recolección o almacenamiento, además de lo ya dicho sobre enfermedades.

Al margen de las contras del uso de orina como abono, los científicos consideran que es segura, incluso la OMS también cuenta con directrices relacionadas con el uso de esta sustancia en la agricultura y siguen haciéndose proyectos y experimentos en huertos urbanos y jardines privados.

En Ámsterdam existe una acción que se ha propuesto recolectar la orina de sus habitantes para abonar jardines y tierras agrícolas, con la única condición que el líquido elemento provenga de muchas personas antes de utilizarse como abono necesita pasar por un tratamiento especial.

Posteriormente se incorpora al suelo mediante el riego, evitando la aspersión y se recomienda su uso diluida. Además de utilizarse como abono la orina humana resulta un buen funguicida que permite acelerar el compostaje.