martes, 16 de febrero de 2016

Virus Zika, una enfermedad que se propaga

El virus Zika, desconocido hasta hace unos meses atrás es ahora una enfermedad que se propaga por América Latina desde 2015, cuando las autoridades de Brasil comenzaron a estudiar un brote que se presentaba con erupciones en la piel y que en poco tiempo afectó a seis Estados del noreste del país. 

En la actualidad 20 países Latinoamericanos, según lo ha informado la Organización Panamericana de la Salud, ya han reportado la detección del virus zika en sus territorios y el número crece cada día. Quienes padecen Zika suelen presentar fiebre, conjuntivitis, cefalea y exantema, todos síntomas que pueden durar entre 2 y 7 días, no existiendo vacuna ni tratamiento específico para su tratamiento. 

Este virus fue detectado por primera vez en Uganda en 1947 y era transmitido por mosquitos a monos, posteriormente en 1952 ya se lo pudo identificar como transmisor también a los humanos tanto en Uganda como en Tanzania, registrándose brotes importantes en África, América Latina, Asia y el Pacífico.

La enfermedad transmitida por el virus Zica tiene un período de incubación que es de pocos días desde la exposición al mosquito transmisor y la aparición de los síntomas, con un malestar general que suele durar entre 2 y 7 días. Sin embargo, ahora las autoridades brasileñas han notificado de potenciales complicaciones a nivel neurológico y autoinmune, además de haberse detectado un aumento de las infecciones en la población en general.


Lo más preocupante es que también se ha establecido un aumento importante en recién nacidos con microcefalia en el nordeste de Brasil y al hacerse investigaciones más profundas se pudo determinar la conexión entre el Zika y esta enfermedad, aunque aún es necesario realizar otras investigaciones para entender mejor la relación existente.

La transmisión del virus Zika es a través de la picadura de mosquitos infectados del género Aedes aegypti en las regiones de climas tropicales. Este mosquito también transmite otras enfermedades tales como dengue, la fiebre chikungunya y la fiebre amarilla.

A través de los síntomas es posible detectar el virus pero su confirmación requiere de pruebas de laboratorio, siendo la prevención la mejor arma para luchar contra el Zika, y para ello es necesario reducir el mosquito. Para poner en marcha la prevención es necesario eliminar los lugares de cría del mosquito transmisor y utilizar repelentes de insectos, ropas de colores claros que cubran todo el cuerpo de ser posible.

Ya para evitar la proliferación de estos mosquitos transmisores de Zica es importante vaciar, limpiar o cubrir los utensilios que puedan acumular agua, tales como vasos, envases de plástico como botellas, macetas o neumáticos, eliminando así lugares de cría de mosquitos.

Por último, se recomienda a los viajeros que visiten las zonas de riesgo adoptar todos los procedimientos de prevención para evitar las picaduras de estos mosquitos utilizando repelentes con Icaridina.