lunes, 19 de octubre de 2015

España adhiere a la prohibición de mutilación estética de mascotas

El Convenio Europeo sobre Protección Animal cuenta a partir de este año con la adhesión de España. Se trata de una disposición que tiene varias medidas de protección a las mascotas y entre ellas la prohibición de la mutilación estética de los animales.

Firmado en Estrasburgo, este Convenio tiene como objetivo principal garantizar el bienestar de los animales en general y de las mascotas y animales de compañía en particular.

Se explicitan determinadas prácticas que hasta ahora en España se consideraban como normales y pasan así a considerarse un delito quedando totalmente prohibidas en todo el territorio nacional.

La mutilación estética de animales se refiere a todas aquellas prácticas que conlleven una cirugía orientada solo a un cambio estético o de practicidad para los dueños de la mascota pero poco recomendable para el animal, tales como “corte de rabo y de orejas” que se les hacía a los perros de ciertas razas como los dogo, bóxer, pitbull o doberman.

También se consideraba bajo esa denominación las cirugías para seccionar las cuerdas vocales en un perro que ladraba mucho y la extirpación de las garras y dientes en gatos y perros. A partir de ahora este tipo de práctica solo podrá realizarse si existe una razón médica avalada por un veterinario y justificada como parte de un tratamiento o también por razones sanitarias o de fuerza mayor.

La adhesión a este Convenio por parte de España viene a dar respuesta a muchos colectivos de protección animal que hace años venían solicitando la medida a los sucesivos gobiernos y en beneficio de la comodidad o el concepto de estética de sus dueños. Infinidad de animales han sufrido consecuencias graves tras ser sometidos a operación estéticas debido a las complicaciones presentadas posteriormente.



Si bien en comunidades como Navarra, Andalucía, Madrid, Cataluña, Aragón, Valencia y Murcia estas prácticas estaban prohibidas seguían igualmente dándose muchos casos a la vista de todo el mundo.

Desde hoy las responsabilidades serán del dueño del animal de compañía quien debe cuidarlo,brindarle seguridad, salud y bienestar general. En tanto que lo relacionados con la cría de mascotas con fines comerciales no podrá ser realizada a menos que se trate de personas debidamente acreditadas que cuenten con conocimientos e instalaciones sanitarias adecuadas.

También entran dentro de este Convenio el uso de animales en espectáculos y publicidad, especificando que en cualquiera de estas situaciones, siempre se debe observar que no se ponga en peligro la salud y el bienestar de ningún animal.

En cuanto a los animales callejeros deberá controlarse su proliferación y prevenirla como también tomar todas las medidas con el fin de reducir todo aquello que pueda causar dolor, angustia o sufrimiento a estas mascotas.