sábado, 12 de septiembre de 2015

Biodiversidad y protección de la naturaleza

Como concepto la biodiversidad representa la variedad de la vida un término relativamente moderno que incluye los distintos niveles de la organización biológica Incluye tanto la diversidad de las especies de plantas como de animales, hongos y microorganismo que habitan en un área determinada y de acuerdo a sus variables genéticas, ecosistemas que componen o regiones donde esos ecosistemas se ubican.

Asimismo, dentro del concepto de biodiversidad también es necesario incluir todos los procesos ecológicos y evolutivos que se dan en los distintos niveles como genes, especies, paisajes y ecosistemas.

Una reciente investigación realizada por la Universidad de Guelph asegura que cultivar distintos tipos de plantas ayuda a detener la degradación del ecosistema que provocan las acciones humanas.

El estudio se basa en que la naturaleza encuentra su equilibrio precisamente en la diversidad gracias a que existen diferentes organismo unicelulares, distintas bacterias, animales, insectos o plantas, siendo la biodiversidad en ese ámbito un mecanismo sumamente útil para la auto regeneración del propio ecosistema.

Asimismo, esta investigación sugiere que la tierra al ser cultivada con diferentes variedades de plantas posee un poder de recuperación más rápido que la tierra donde solo se utiliza el monocultivo.

La base del estudio que tuvo una duración de diez años partía de la afirmación de mantener la biodiversidad en las especies siempre será más ventajoso para la naturaleza. Al tener variadas especies de plantas en una misma zona lo que hace es permitir al ecosistema evitar la degradación provocada por la acción de hombre, la proliferación de plagas y también el cambio climático.


El lugar en el que se realizó la investigación era un espacio de diez hectáreas en el Centro de conservación de la naturaleza de Canadá, un lugar que habían sufrido el impacto de los incendios durante un siglo y medio.

Así, el equipo de investigadores quemó de forma selectiva algunas zonas de pasto mixtos con otras donde solo se había cultivado una sola especie. Fue así que percibieron que las áreas en la que se había cultivado solo una especie la tierra sufrió más.

Posteriormente esas áreas fueron invadidas por árboles pero en las zonas de cultivos mixtos la resistencia a la invasión de árboles fue más fuerte. En conclusión puede decirse que a través de este estudio los ecosistemas de monocultivos pueden ser más estables y productivos año tras año, pero también son zonas que tienen una mayor susceptibilidad a sufrir daños producidos por la intervención del hombre.

En la actualidad muchos ecosistemas se usan para el cultivo de pastos y por lo tanto pueden convertirse fácilmente en desiertos o bosques, mientras que la tierra en la que se cultivas variedades diferentes de plantas la tierra se recupera antes que en aquella donde solo se una el monocultivo.