viernes, 12 de junio de 2015

Contaminación acústica

El medio ambiente puede también estar afectado por la denominada “contaminación acústica”, un fenómeno que mayormente produce efectos negativos en los seres humanos y que no es aún hoy tenida en cuenta por las leyes a pesar de no ser respetada por las personas y pueden causar trastornos graves en la vida diaria.

Y es que la contaminación acústica es un peligro real para el sistema auditivo humano y hoy representa un factor medioambiental importante sobre todo en las grandes ciudades con incidencia en la calidad de vida.

El concepto de contaminación acústica hace referencia al ruido considerado como un elemento contaminante del ambiente, sobre todo cuando se convierte en un sonido molesto que puede además llegar a producir problemas nocivos para las personas tales como depresión, ansiedad, insomnio y estrés.

Un informa de la Organización Mundial de la Salud estima que el límite deseable es de 50 dB, una barrera que se traspasa con ruidos provenientes del transporte, cercanía a lugares como líneas de trenes, aeropuertos, industrias y obras en construcción que generan los ruidos más dañinos.


Sin embargo, además de los lugares mencionados anteriormente también la contaminación acústica puede llegar a afecta la convivencia en una comunidad de vecinos cuando la música alta hace que el ambiente se torne insoportable.

Los efectos de ruido en el ser humano

Con varios efectos perjudiciales para la salud, la contaminación acústica tiene efectos fisiológicos como las alteraciones en el aparato auditivo y también puede ocasionar afecciones en la irrigación cerebral, trastornos intestinales, digestivo y aumento de la presión arterial o la tensión muscular.

A su vez se ha detectado que los efectos del ruido alteran la conducta de las personas, la memoria y la atención, todos síntomas que también pueden verse en los niños expuestos a lugares donde la contaminación acústica es alta.

Por otra parte, este tipo de contaminación no solo es altamente dañina para el ser humano, sino también para el medio ambiente pues el exceso de ruido junto a los efectos de la radiación, el uso de productos químicos orgánicos e inorgánicos utilizados en las grandes urbanizaciones generan en las plantas y animales graves daños.

La maquinaria industrial, los aviones y el tránsito excesivo de vehículos son causantes de la contaminación acústica hace que por ejemplo las aves cambien su comportamiento, alimentación y época de migración, mientras que las ondas sónicas que generan los aviones y barcos exploradores no permite la reproducción de muchas especies.

Entre los países con mayor contaminación acústica en la actualidad ocupa el primer lugar, en cuanto a personas a las que afecta, Japón, mientras que países como México se enfrentan a menor de los 85 Países latinoamericanos como México se salen de la escala en la medición de ruido.

Allí muchos de sus habitantes se enfrentan cada día a nada menos que 85 dB en lugares como discotecas, restaurantes y centros comerciales. Afortunadamente, muchas ciudades del mundo ya están apostando por la instalación de algunas barreras acústicas y aislamiento que absorben los ruidos y hasta se vez más publicidades y campañas de educación ambiental que tratan de crear conciencia de este problema que afecta a millones de personas en el Planeta.