viernes, 17 de abril de 2015

Apicultura ecológica, beneficios de la miel orgánica

Trabajadoras incansables las abejas además de fabricar la deliciosa miel que forma parte de nuestra alimentación, también se encargan de polenizar y fertilizar los campos. Ese néctar de tonalidad dorada que producen las abejas no solo podemos utilizarlos en la preparación de recetas culinarias sino también como base de cosméticos y hasta cremas antisépticas.

Más allá de la apicultura de tipo industrial, hoy en el mundo la apicultura ecológica toma cada vez más fuerza ya que utiliza métodos menos agresivos por ejemplo para quitar las abejas de las colmenas y no mutilar a las abejas reinas o matar a las adultas y crías cuando se realiza la recolección.

Además la apicultura ecológica evita el uso de medicamentos y pesticidas en las colmenas y no se manipulan genéticamente los ejemplares, como tampoco se utilizan productos artificiales para conservar la miel o aditivos, por ello quienes consumen esta miel pueden estar seguros de que se trata de un producto de alta calidad.


La producción orgánica de la miel tiene una forma diferente de seleccionar las abejas adecuadas según la zona en donde están las colmenas, se las alimenta con su propia miel y polen y a las que no se selecciona como adecuadas no se eliminan sino que se les permite que armen sus propias comunidades.

Características y beneficios de la miel ecológica

La miel ecológica se caracteriza por distintos factores siendo el más importante el hecho de que las abejas extraen polen y néctar de las flores que no han sido expuestas a tratamientos químicos o artificiales, pues las colmenas tratan de instalarse en espacios donde exista flora autóctona y sitios en los que los insectos puedan realizar su tarea en las mejores condiciones.

El consumo de miel orgánica es beneficioso para la salud pues contrario a la miel industrial no contiene sustancias nocivas para el organismo y por el contrario regula el azúcar en sangre reduciendo el estrés metabólico.

Asimismo, la miel orgánica es excelente para la piel y puede utilizarse como base para la preparación de cremas y mascarillas caseras con propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, siendo un excelente humectante para la piel y los labios.