lunes, 16 de febrero de 2015

Vortex aerogeneradores sin aspas

El tema de las energías renovables no solo sigue ganando adeptos y seguidores sino que también existen empresas que se dedican a diseñar proyectos innovadores con la finalidad de optimizar este tipo de sistema.

Así, la empresa madrileña Deutecno ha estado trabajando en un proyecto denominado Vortex, se trata de aerogeneradores sin aspas, siendo una segunda generación de este tipo de aparatos que pueden generar la misma energía que los tradicionales pero con una importante ahorro en los costes de producción y explotación, además de algunas ventajas medioambientales.

Estos aerogeneradores Vortex son totalmente distintos a los que se conocen en la actualidad tanto por su formato sin aspas como por la forma en que generan la energía gracias a un sistema simplificado que además ayuda a ahorrar materiales, transporte y mantenimiento.

Según la empresa Deutecno con estos aerogeneradores Vortex será posible generar hasta un 40% más de energía que en la actualidad y la misma será más económica y eficiente, siendo un sistema que evoluciona desde 2006 cuando fue presentando el primer proyecto.


El dispositivo está formado por un cilindro vertical semi-rígido que se encuentra anclado en el terreno y la energía es generada gracias a la deformación que sufren los materiales denominados como “piezoeléctricos” al entrar en resonancia con el viento.

Entre los beneficios que puede aportar este nuevo aerogenerador sin aspas se destaca la no generación de ruido y además algo tan importante como el no producir interferencia en radares, sumado a un menor coste de materiales,montaje y mantenimiento.

Asimismo, el medioambitente también puede beneficiarse con el uso de un aerogenerador Vortex ya que está diseñado para reducir el impacto ambiental, ser más eficiente para la producción de energía limpia y barata, además de funcionar con un rango mayor de velocidades de viento.

En la actualidad este proyecto ha sido respaldado por la empresa Repsol que lo ha incluido en sus programa de “incubadora” y está previsto que para 2016 ya se podría contar con las primeras unidades de este aerogenerador sin aspas para ser lanzado al mercado a un coste de unos cinco mil quinientos euros.