martes, 11 de noviembre de 2014

Software libre ayuda a la sustentabilidad ecológica

Vivimos la “era del conocimiento”, de esta forma el acceso, la creación, el uso y también la distribución del software libre contribuye hoy a la sustentibilidad económica pero también a la ecológica.

Este fenómeno del software libre tiene características que le son propias tales como la estabilidad y la calidad, siendo una opción cada vez más buscada sobre todo porque garantiza la sustentabilidad ecológica pues cuenta con la capacidad de poder satisfacer ciertas necesidades de las personas pero sin afectar las de las generaciones futuras.

Un desarrollo sostenible considera también las condiciones políticas, económicas y sociales del conjunto de la sociedad, por ello, la creación de un software libre es una de las tantas cosas que pueden hacerse hoy con el objetivo de compartir y también aprovechar al máximo el conocimiento colectivo.

Hoy se ejerce un control de tipo informatizado de la mayoría de los procesos que se desenvuelven en la sociedad, ya sea que se hable de industriales, comerciales, educativos, económicos, gubernamentales y hasta personales y la tecnología siempre se relaciona con ellos a través del uso de los recursos, su búsqueda y explotación por medio del uso de softwares.


El lenguaje codificado se utiliza hoy para hacer programas, aplicaciones informáticas y todo tipo de sistemas de comunicaciones, por ello el conocimiento que se tenga sobre este tema y cómo funciona, además de tener acceso a estas herramienta garantiza la sustentabilidad a través del tiempo.

Por otra parte, gracias a los mercados emergentes se espera que en 2015 la cantidad de ordenadores en uso supere los dos mil millones, teniendo una promedio de tres año de vida útil por cada ordenador, siendo que la cantidad de PC descartadas cada año excede los trescientos millones pero cuyo componentes son altamente contaminantes para el Planeta Tierra.

Además, al desecho tóxico se le suma un uso poco eficiente de la energía por la producción exagerada de dióxido de carbono que se consumen sin tener en cuenta la relación de consumo y con un coste ecológico de producción que es sumamente alto.

Asimismo, el modelo de desarrollo de código abierto que se utiliza hoy para la creación de softwares libre ha demostrado ser sumamente efectivo pues la producción de de alta calidad con una mínima inversión de recursos económicos. Con el control y adaptación del uso de disco se consigue una doble consecuencia positiva que se traduce en la reducción de consumo energético y una mayor vida útil del hardware



viernes, 7 de noviembre de 2014

Alerta por la disminución de tiburones

Un nuevo estudio revela la alarmante disminución de las poblaciones de escualos del Pacífico, que en algunos casos llega a reducirse un 17% anual. España es, junto a Portugal, el único miembro de la UE que permite a sus pescadores cercenar las aletas de los tiburones en el mara sopa de aleta de tiburón, un manjar digno de bodas y otros banquetes, puede considerarse una de las propuestas culinarias más sofisticadas de Asia, pero también de las más nocivas para el ecosistema marino.

Como es obvio, para poder elaborar el consomé es necesario privar violentamente al escualo de su apéndice, lo que termina implicando un índice de mortalidad gravísimo para estas poblaciones, frágiles frente el riesgo de extinción.

Tan alto como un 17% anual en el caso de los tiburones oceánicos de puntas blancas, según un estudio publicado en Conservation Biology que pone cifras por primera vez al peligroso declive de los escualos en el Pacífico.

Los resultados no hacen sino aumentar la preocupación por la sostenibilidad futura de las poblaciones de tiburones del Pacífico, ya que la mayor preocupación la representan los tiburones oceánicos debido a su lento ritmo de reproducción, lo que impide que las poblaciones se repongan con facilidad.    
El aleteo, cercenar las aletas y arrojar el animal al mar, está prohibido pero se sigue practicando y no está logrando su objetivo de reducir el número de tiburones muertos, y señala como culpables a la escasa implicación de las autoridades y al aumento de los mercados de carne de escualo.


En América tres especies de tiburones, que registran una “disminución constante” en los últimos años en el continente americano y al ser especies migratorias necesitan acciones conjuntas entre Estados para que no se extingan. Las tres especies son el tiburón martillo, zorro y sedoso y representan el objetivo de la pesca debido a sus preciadas aletas, para ser posteriormente comercializadas en Asia, el gran mercado mundial de tiburones.

La inclusión de los tiburones zorro ha sido propuesta por la Unión Europea; la del tiburón sedoso, por Egipto; y la de los tiburones martillo, por parte de Ecuador y Costa Rica. Estos tres tipos de escualos están en disminución constante en los últimos años, y muestran un declive especialmente importante en el Pacífico frente a la costas de Centroamérica y el golfo de California.

En el Pacífico occidental y central, se estima una reducción de población de tiburones zorro del 70 %; mientras que en el Golfo de México, se calcula que la abundancia de tiburones sedosos ha disminuido más del 90 % en los últimos 40 años. En total, más de la mitad de todas las especies de tiburones y mantarrayas está amenazada o casi amenazada a la extinción debido a la sobre-explotación pesquera, según los datos de la Campaña Global para la Conservación de Tiburones.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Población tortugas gigantes sigue creciendo en Galápagos

Galápagos es sin lugar a dudas sinónimo de tortugas gigantes que habitan el lugar desde hace muchos años, sin embargo a mediados del siglo pasado estuvieron al borde de la extinción y solo quedaban en la época unos quince especímenes aislados unos de otros y con un difícil acceso a su principal fuente de alimento que eran los cactus.

Tanto los balleneros como las cabras habían diezmado a las tortugas gigantes de Galápagos, una situación que afortunadamente ha sido revertida y hoy llegan a unos 2500 animales de esta especie que se reproducen en total libertad sin amenazas para su alimentación como ocurriera hace años atrás.  

El director de ecosistemas del Parque Nacional Galápagos, Victor Carrión ha confirmado esta buena noticia, dejando en claro además que la principal fuente de extinción de las tortugas gigantes fue por responsabilidad del ser humano, ya que balleneros y piratas obtenían carne fresca de estos animales que además podían mantener un año en sus barcos sin necesidad de darles alimento o agua.


Por su parte, las cabras, una especie que fue introducida a las islas también por el hombre jugaron en la época un papel importante debido a la gran competencia de ellas con las tortugas en pos de alimento que necesitaban para sobrevivir.

Las cabras fueron eliminadas en el año 1978 después de llevar adelante un programa especial de erradicación. Ya en el año 2012 murió la tortuga llamada Solitario Jorge, perteneciente a la especie chelonoidis abigdoni y símbolo de las islas Galápagos, tras fracasar años de intentos de reproducción asistida con otras sub-especies semejantes ya que no existía una pareja de su propia especie.

Así, las islas Galápagos en territorio ecuatoriano situadas a mil kilómetros del continente y lugar donde Charles Darwin ratificó su teoría de la evolución de las especies, ha logrado superar hoy el problema de la extinción de las tortugas gigantes, siendo desde 1978 declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco, siendo hoy la única probable amenaza de estos animales las erupciones volcánicas.