sábado, 4 de octubre de 2014

Barcelona y el reciclaje del aceite de cocina

Con la oferta de recipientes retornables, Barcelona comienza un programa de reciclaje del aceite de cocina, un programa que según el Ayuntamiento de la ciudad, estima que crecerá el recogido de este elemento en un 20% más durante el primer año.

Así, Barcelona ha comenzado este programa ofreciendo recipientes retornable para recoger el aceite de cocina que posteriormente es reciclado, el Ayuntamiento de la ciudad podrá a disposición de los ciudadanos unos doscientos mil recipientes retornables para la recolección de aceite usado que se hará efectiva a través de un centenar de Puntos Verdes en la ciudad condal.

De esta forma y gratuitamente a partir del 1 de octubre de 2014 los ciudadanos podrán dejar su bote de aceite usado de cocina en cualquiera de los Puntos Verdes distribuidos por la ciudad, retirando un nuevo envase limpio y ya preparado para ser usado de nuevo.

Con esta medida se pretende facilitar el tema del reciclaje, aumentando la recogida de aceite de cocina pero también se busca genera una actividad económica especialmente dirigido al ámbito de las personas con discapacidad. Se estima que con este nuevo sistema a implementarse próximamente el volumen de aceite vegetal recogido podrá crecer un 20% más con respecto a los resultados logrados en 2013 y llegar así a los trescientos treinta y cinco mil litros.


También, fuentes del ayuntamiento de Barcelona han señalado que desde 2012 se había bajado los volúmenes de aceite recogido con un descenso del 10 % y por lo tanto con este sistema se cree que podrá superarse el problema y hacer el sistema más eficiente. Este nuevo sistema también incluye la creación de puertos nuevos de trabajo que serán cubiertos con la contratación de personas con discapacidades intelectuales, sensoriales o físicas.

Recientemente se ha inaugurado una planta de reciclaje de aceite vegetal usado perteneciente al Grupo Fundación San Cebrián, que siempre ha estado de acuerdo con estas políticas de cuidado del medio ambiente, representando además un motor de generación de empleo y actividad.

Esta gestión del aceite recogido será realizada por la Fundación Asproseat, que incorpora así catorce nuevos puestos de trabajo para el proceso de vaciado, limpieza y recogida de los botes, de los que 13 son para personas con discapacidad. Además, todo el aceite de cocina usado recogido será procesado y un 88% se destinará a la fabricación de biodiesel para distribuirlo para distintas comercializadoras.