viernes, 5 de septiembre de 2014

Reproducción y cuidado de las tortugas de Galápagos

Uno de los puntos más importantes para la supervivencia de Galápagos es el turismo que atrae a esta isla ecuatoriana miles de visitantes cada año que llegan hasta aquí para ver de cerca las tortugas gigantes.

En la isla existen hoy once especies de tortugas, pero a pesar de la protección que reciben su población se ha reducido de manera notable en los últimos años existiendo hoy veinte mil ejemplares, muy lejos de la cifra que habitaba el lugar en el pasado cuando superaban los doscientos cincuenta mil.

En Galápagos existe el Centro de Crianza Jacinto Gordillo donde se alimenta y observa a las tortugas para que crezcan y se desarrolle de forma saludable para que las especies puedan sobrevivir. Las enormes tortugas de Galápagos viven en este centro donde son alimentadas por algunos de los platos que más gustan como las hojas de una planta llamada otoy.

Especies como la de Geochelone Chatamensis, endémica de la isla, viven en este centro de crianza como parte de un programa especial de reproducción para su recuperación.

El principal objetivo del Centro Jacinto Gordillo es preservar las especies de tortugas que habitan la isla pero también educar a la comunidad para que conozcan y aprecien a estos animales increíbles, algo que afortunadamente se ha conseguido.


Los habitantes de Galápagos ha tomado conciencia del gran valor que poseen las tortugas ya que representan uno de los mayores atractivos de la región junto con otras especies como iguanas, lobos marinos y aves que habitan en este verdadero paraíso natural. 

El apoyo de los habitantes de Galápagos es indispensable para aumentar la población de tortugas y revertir el daño causado en el pasado cuando las tortugas eran parte de la alimentación de los pobladores de la isla, con las que también hacían aceite.

La importancia de todo el archipiélago a nivel turístico ha generado que el Gobierno de Ecuador haya decidido dar un nuevo impulso al sector, haciéndolo con inversiones importantes que servirán para aumentar el turismo, pero también con la conciencia de cuidar y proteger los espacios naturales.

Así, el Parque Nacional Galápagos es un reducto donde se cuida que la captura y depreciación de animales que habitan la zona cause un colapso que se suma a las erupciones volcánicas de la zona, de allí que además de los programas de reproducción en cautiverio de las tortugas gigantes también se realizan trabajos de conservación de las especies.