martes, 16 de septiembre de 2014

Londres, la primera ciudad-parque del mundo

Un proyecto que convertiría a Londres en la primera ciudad parque nacional del mundo y que toma como base los numerosos espacios verdes que existen en la capital británica.

A pesar que siempre se habla del clima de Londres caracterizado por ser lluvioso y con temperaturas bajas, la ciudad también tiene otros atractivos y entre ellos se destaca el ser una de las metrópolis más verdes del mundo, gracias a sus más de tres mil parques donde habitan cientos de especies de vida silvestre con rincones donde la naturaleza puede verse en casi todos los lugares.

Por ello, existe un proyecto que busca precisamente que Londres sea reconocida como parque nacional, siendo la idea central comunicar a todos la idea de que una ciudad grande como la capital británica puede también ser un parque nacional.

Hace cuatro meses atrás fue lanzado este proyecto y la iniciativa ya consiguió el apoyo de sesenta organizaciones relacionadas directamente con la educación, la conservación y el medio ambiente. Sin embargo y a pesar que para muchos es una excelente idea aún existen dudas de si el proyecto puede hacerse realidad, sobre todo porque se asocia el concepto de parque nacional a un sitio rural y alejado de las grandes ciudades.


Este proyecto de declarar a Londres como parque nacional ofrece una forma diferente de ver la ciudad y según la definición de National Parks, que lleva adelante este proyecto, este tipo de espacios son áreas protegidas por su hermoso paisaje, vida salvaje y también por el legado cultural que las acompaña, cualidades que según esta organización están presentes en esta ciudad.

A pesar que aún queda mucho camino por recorrer y gente por convencer sobre este tema según National Parks Londres podría convertirse en el parque nacional que han imaginado, un espacio en el que el desarrollo y bienestar de sus habitantes se encuentre en relación estrecha con el cuidado y conservación de la naturaleza.

Por el momento la campaña busca firmas para realizar la petición ante las autoridades sorprendiendo con datos como los miles de parques y reservas locales que existen en Londres y los alrededores, además de los cuatro sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco a las que se suman dos reservas nacionales y numerosos jardines privados.