martes, 15 de julio de 2014

Ventajas de las casas ecológicas de madera

Las alternativas de construcción de casas ecológicas de madera son hoy tenidas en cuenta por muchas personas, sobre todo por la conservación del medio ambiente, siendo este tipo de viviendas unas de las más ventajosas en relación a las casas tradicionales.

Las casas ecológicas de madera se revelan como una construcción respetuosa del medio ambiente ya que existen hoy empresas constructoras que se dedican no solo a la fabricación de este tipo de viviendas sino que la tala de árboles se hace de forma controlada evitando así el daño en los bosques.

Existen varias ventajas de las que podrán disfrutar aquellos que se decidan por construir una casa ecológica de madera destacándose un mejor aislamiento, superior a otras alternativas que existen en la construcción siendo además un buen ahorro para los usuarios.

Existen varios puntos importantes antes de comenzar la construcción de una casa de madera y entre ellas están las condiciones físicas del terreno, como también las ambientales que permitirán favorecer el ahorro de energía o lo que hoy se conoce como casas casi-autosuficientes, teniendo presente la cantidad de sol que recibe, inclinación del terreno y el diseño de la casa.

La buena ubicación es esencial para ahorrar energía además de disminuir las emisiones contaminantes que normalmente genera cualquier vivienda tradicional.


Estas casas de madera son consideradas ecológicas ya que su construcción permite un menor gasto en cuanto al agua y la baja incidencia que ofrece al entorno en cuanto a acústica. En una casa ecológica no solo se tienen en cuenta lo materiales y el espacio donde será construida sino también qué energía abastecerá el hogar de una forma sostenible, de allí que el ahorro de energía es uno de los pilares de estas construcciones.  
Por lo general, las casas ecológicas basan su construcción en el uso de la energía solar y eólica pudiendo así aprovechar la naturaleza y lo que esta brinda como el viento y el sol, pero si bien las instalaciones requieren de una importante inversión inicial con el tiempo se recupera lo invertido gracias la ahorro en el consumo de electricidad.

Asimismo, existen modelos de instalaciones sencillas que permiten aprovechar la energía solar gracias a un diseño bioclimático que puede aprovechar la luz y el calor regulando la temperatura durante los meses de verano.

Existen hoy dos formas de captar la energía solar una es la vía térmica y la otra la fotónica, en la primera se aprovecha el calor interceptando la energía a través de una superficie que es absorbente y genera efecto térmico, en tanto que en la segunda opción la radiación solar se recoge directamente y la energía se genera a partir de la luz del sol por medio de paneles solares fotovotaicos.