martes, 6 de mayo de 2014

La bioclimatización

La bioclimatización es un método que permite lograr condiciones de confort óptimas pero empleando sistemas que no necesitan consumir energía ofreciendo así un elevado ahorro, con un consumo respetuoso con el Medio Ambiente.

Los sistemas que se utilizan en la actualidad para bioclimatizar los ambientes tienen varias ventajas ya que además de ser económicos y con un coste inferior a los sistemas convencionales generan un ambiente sano y limpio, con un efecto de ventilación que permite eliminar humos, olores y polvo en suspensión propio de los ambientes cerrados.

Existe hoy empresas que fabrican sistemas de bioclimatización sencillos que funcionan recogiendo el aire caliente que se encuentra en el exterior y lo transforma en aire fresco en el interior de los ambientes, siendo ideal ya que no utiliza ningún componentes químicos para su funcionamiento.

El aire pasa a través de unos filtros que se encuentran empapados con agua natural humedeciendo el ambiente además de enfriarlo. Este sistema tiene un enfriamiento límite de 12º C evitando así los cambios bruscos de temperatura permitiendo climatizar los grandes ambientes y ahorrando hasta un 80% de energía, con un mantenimiento sencillo de bajo coste y sencilla instalaciones.


Así, la bioclimatización se ha transformado en una nueva forma de vivir en un ambiente agradable en armonía con el Medio Ambiente a través de una forma natural de bajar la temperatura garantizando además confort térmico saludable y ecológico.

Este tipo de sistema de enfriamiento ya se está comenzando a implantar con éxito en España con instalaciones destinadas a industrias, fábricas, colegios y almacenes, además de residencias particulares ya que se adapta a las diferentes dimensiones y edificios.

La climatización por vía de evaporación es hoy una de las soluciones más innovadoras que ofrece el mercado con equipos de sencillo funcionamiento que logran enfriar el aire con el contacto de un filtro húmedo y reproduciendo la natural brisa marina, manteniendo un nivel equilibrado de humedad, elimina la electricidad estática del ambiente y desplaza humos y olores.