viernes, 30 de mayo de 2014

El ecoturismo ayuda al medioambiente

Fue durante la década de los 80 cuando muchas personas comenzaron a realizar las primeras tareas para ayudar a mejorar las condiciones del medioambiente, naciendo también en esa época un mayor interés por el denominado ecoturismo y el turismo rural.

Fue así que países como Estados Unidos, Canadá y Costa Rica se convirtieron en los primeros en tomar conciencia de la necesidad creciente de difundir todo lo relacionado al tema del ecoturismo a nivel mundial a través de programas y el establecimiento de un laboratorio biológico donde comenzaron a trabajar estos países.

Uno de los primeros programas fue el denominado Canopy, relacionado con los efectos del cuidado del medio ambiente y cómo este repercutiría en los árboles de Costa Rica, un sistema que consistía en medir la altura de cada árbol y después colocar sogas para que las personas tuvieran la posibilidad de recorrer un bosque “volando” entre los árboles, naciendo así la denominada tirolina, un deporte de aventura y a la vez ecológico.

Así, el ecoturismo comenzó a hacerse cada vez más popular y junto con el turismo rural empezaron a proponer diferentes alternativas para disfrutar de vacaciones en contacto con la naturaleza, ya sea en lugares de playa y mar como también montaña e inclusive la posibilidad de alojarse en granjas y vivir la experiencia de las actividades que se desarrollan en el campo.


Pero el ecoturismo es mucho más que la oferta de vacaciones en contacto con la naturaleza ya que también tiene como objetivo brindar información a los turistas sobre el medioambiente y cómo cuidarlo, evitando realizar acciones que puedan dañarlo.

Mejorar el desarrollo y la sustentabilidad de ciertas zonas del mundo haciendo a través del ecoturismo un camino hacia la conservación de especies animales y vegetales, creando reservas naturales y parques que puedan disfrutarse admirando la naturaleza sin destruirla.

Comunidades como la de El Tortuguero en Costa Rica apuestan a conseguir en los próximos años mayor conciencia en las poblaciones sobre la importancia de cuidar la naturaleza aumentando el respeto por el Planeta Tierra, además de ayudar a ciertas comunidades a generar una nueva fuente de ingresos a través de un turismo ecológico.

Entre los sitios que más se han desarrollado en Latinoamérica como principales referentes del ecoturismo se encuentran las famosas Islas Galápagos en Ecudaor, Rancho Grande en Venezuela, Bariloche y Punta Valdés en la provincia de Chubut, Argentina, Iguazú tanto en el lado de Brasil como de Argentina y el Desierto de los Leones en México.