miércoles, 30 de abril de 2014

Casas construidas con impresora 3D y material reciclado

Desde las primeras propuestas de las impresoras 3D hasta ahora hemos podido asistir a creaciones magníficas que se han logrado desarrollar en diferentes ámbitos y ahora le ha tocado el turno a las casas construidas utilizando esta nueva tecnología y además materiales reciclados.

Como una gran posibilidad de diferentes ámbitos las impresoras 3D se utilizan hoy para el desarrollo de proyectos de todo tipo y por ello unos constructores de origen chino hicieron posible la construcción en Shanghái de una urbanización totalmente realizada con una impresora 3D en un tiempo récord.

Así, la compañía china Winsun Decoration Design Engineering Co. ha creado ya diez casas en solo 24 horas utilizando no solo una impresora 3D sino también materiales registrados.

Todas estas viviendas se han realizado en ladrillos de plásticos que pueden encajarse como si fueran piezas de Lego. Todas las casas fueron impresas por partes y después son ensambladas en la localidad de Qingpú, en Shanghái.


Los materiales reciclados también incluyen una buena cantidad de residuos industriales, una excelente manera de aprovechar todo aquello que en otro momento no era posible volver a utilizar.

En realidad esta no es la primera construcción de una gran estructura realizada con materiales reciclados y utilizando una impresora 3D y en la actualidad investigadores de California se encuentran haciendo hoy una nueva impresora que pueda repetir la experiencia china, mientras que en Ámsterdam, también se inició la construcción de una casa con una impresora 3D, en este caso la vivienda está hecha de ladrillos de plástico que también se encajan de forma sencilla.

En el caso de las casas chinas no fueron construidas todas en el mismo lugar sino que algunas fueron impresas y ensambladas para después ser trasladadas.

Esta impresora 3D puede construir en la actualidad casas de 15 metros de largo por 20 de ancho y 5 metros de alto con un coste promedio de unos tres mil seiscientos euros, un precio asequible que permitirá que estas casas estén al alcance de todos.