lunes, 26 de agosto de 2013

Plantas en peligro de extinción en el Mediterráneo

Así como existen regiones completas que son afectadas por la mano del hombre que destruye su hábitat natural, también sufren estos estragos la flora y fauna de muchos lugares en el mundo.

La Península Ibérica cuenta con miles de especies de plantas que hoy se encuentran en peligro de extinción y según los especialistas en medio ambiente unas cuatrocientas se encuentran en estado crítico.

En el Mediterráneo existen algunas especies únicas como es el caso de la Silene hifacensis que crece en los acantilados al norte de Ibiza y de Alicante, además de la colleja que crece en Valencia e Ibiza, todas ellas corriendo peligro de desaparecer.

La especie Femeniasia balearica podía encontrarse hasta hace una década atrás en buena parte de las Islas Baleares, pero hoy solo existen algunos ejemplares en Menorca, siendo así uno de los ejemplares de especies autóctonas del Mediterráneo que está en franco estado de extinción siendo la causa principal de esto la pérdida de su hábitat natural.


Asimismo, muchas especies que forman la flora marina también se encuentran en peligro de desaparecer y en muchos casos esto puede ser un gran problema para el medio ambiente como es el caso de la desaparición de la posidonia, planta submarina que sirve de hábitat para ciertos animales como sepias y pulpos.

La posidonia ofrece además grandes beneficios para el medio ambiente marino y cumple la función de un “pulmón verde” que produce oxígeno y filtra las impurezas del agua. Así, existe un informe preparado por la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (UICN) que brinda una lista incluyendo las cincuenta plantas amenazadas con extinguirse en el Mediterráneo, una zona considerada como especialmente problemática ya que su biodiversidad está amenazada.

Especies como la lletrera, la Lamyropsis microcephala, el grosellero sardo o la Centaurea akamantis figuran en la lsita de especies amenazadas y de no tomarse medidas para revertir esta situación al deseparecer estas y otros plantas el desequilibrio natural de la zona del Mediterráneo sería realmente una catástrofe para la región.

jueves, 15 de agosto de 2013

Flores malolientes, curiosidades de la naturaleza

Por lo general se asocian las flores con algo agradable a los sentidos de la vista y el olfato y en ocasiones hasta del tacto cuando se trata de pétalos atercipelados o con una textura particular. Sin embargo, también existen una gran cantidad de flores malolientes que a pesar de ser bonitas para admirar es imposible estar muy cerca de ellas.

Las flores atraen insectos con la finalidad de llevar adelante la tarea de poilinización, generalmente son las abejas, mariposas y abejorros los encargados de esta labor natural, existiendo también algunas plantas que atraen moscas y escarabajos o las que se alimentan de organismos en proceso de descomposición. Se trata de flores sumamente especiales que también necesitan atraer insecto y para ello emiten un olor desagradable. 

Esta plantas con flores tan particulares suelen ser muy bonitas a la vista y agradables gracias a sus hermosos colores pero que es aconsejable no oler.

Veamos algunos ejemplo de estas flores malolientes:
  • Asimina: Se trata de unos pequeños arbustos originarios de Norteamérica cuyos frutos se parecen a un plátano en cuanto a sabor y a un mango por la textura que presentan. Se distinguen además por ser muy difíciles de transportar y almacenar, son siempre polimizadas por moscas y también escarabajos, presentando flores grandes pero un olor desagradable.

  • Stinkhorn Mushrooms: Se trata de unas setas muy especiales que huelen a carne podrida y que atraen por ese motivo a las moscas que posteriormente ayudan a expnadir sus esporas y así los hongos pueden reproducirse.
  • Dracunculus vulgaris o dragoneta: Esta planta es conocida popularmente como “atraca-moscas” es una especie originaria de Grecia que posee flores de color rojo oscuro y en algunos países se cultivan por una planta ornamental.
  • Stapelia gigantea: Originaria de África las flores de esta planta tienen forma de estrella y tienen una textura con pelos. Su color amarillo tiene además veta de color rojo y su olor desagradable atrae insectos, existiendo algunas variedades de Stapelia que son cultivadas como plantas para el interior del hogar.
  • Calabacero mexicano o jícaro: Este árbol que crece en Centroamérica se conoce con varios nombres diferentes y se destaca por sus flores con forma de pequeñas trompetas que con un olor pútrido crecen en las ramas y el tronco del árbol. Su cascara se distingue por ser muy dura y se utiliza para elaborar cuencos artesanales.
  • Amorphophallus titanum: Esta planta malolinete crece en las selvas tropicales de Sumatra y también es posible encontrarla en la Amazonia brasileña, su peculiaridad es no poseer hojas y tener un tallo muy pequeño, mientras que sus flores tienen solo cinco pétalos con un diámetro que puede superar un metro. Sus flores huelen a carne en descomposición que atraen moscas y escarabajos y su fruto es el alimento preferido de varios animales del bosque, teniendo la particularidad de crecer solo en ambiente muy húmedo.
  • Yaro tragamoscas: Originaria del Mediterráneo solo es polinizada por las llamadas moscas azules que ponen sus huevos sus huevos en cadáveres siendo de gran ayuda para determinar la muerte de una persona.

sábado, 10 de agosto de 2013

Árboles en el desierto frenaría el cambio climático

Buscando poner un freno al cambio climático que afecta el Planeta Tierra desde hace muchos años, un grupo de científicos alemanes proponen una práctica denominada Carbon farming a través de la cual se llegaría a potenciar al máximo los pulmones naturales en el mundo.

La idea es la de aprovechar la excelente tolerancia que presentan varias plantas a espacios donde la sequía es una constantes. Haciendo una plantación masiva de este tipo de árboles se podría aumentar la captura de dióxido de carbono, principal causa del denominado efecto invernadero que produce los cambios climáticos en el Planeta.

En realidad esta propuesta busca frenar el cambio climático posterior a la emisión de los gases que lo producen y no como sería el ideal reduciendo definitivamente la emisión de los mismos.

El sistema Carbon farming consiste en plantar un árbol oleaginoso llamado Jatropha curcas que tiene una gran capacidad para reducir sustancialmente la concentración de dióxido de carbono en el medio ambiente.

Según estudios realizados por científicos de la Universidad de Hohenheim de Stuttgart, el método resultaría muy eficaz pero sus resultados recién podrían disfrutarse en unos veinte años, época en que los árboles estarían totalmente desarrollados y en su máximo esplendor.


Los investigadores que estudian esta posibilidad han concluido que sería ideal contar con una solución a nivel global para evitar los cambios climáticos que tantos desastres naturales ya han causado, pero por ahora será necesario implementarlo a nivel regional donde se conseguirían importantes cambios.

El diseño para llevar adelante este proyecto sería realizar una plantación estratégica tanto en desiertos como en zonas áridas, cercanas a un área determinada que desee protegerse y esto permitiría paulatinamente lograr un cambio climatológico que podría aplacar de forma sustancial los nocivos efectos del calentamiento global.

Los estudios señalan como lugares magníficos para comenzar a poner en práctica este proyecto los Emiratos Árabes, Angola y Namibia, además de ciertas zonas en las que ya se han hecho pruebas con bastante éxito tales como Madagascar, India y ciertos puntos de Egipto.

Asimismo, este proyecto tiene un valor agregado ya que también podrían utilizarse las semillas del Jatropha para la obtención de biodiésel, teniendo en cuenta que esta planta puede capturar hasta veinticinco toneladas de dióxido de carbono de la atmósfera por año.

viernes, 2 de agosto de 2013

Desarrollos Urbanos Integrales Sustentables

Los DUIS “Desarrollos Urbanos Integrales Sustentables” pretenden cambiar radicalmente las estructuras de las grandes ciudades en los próximos años como una forma de solucionar el problema del crecimiento urbano de forma desordenada que deteriora la calidad de vida de la población.

México es uno de los tantos países que está sufriendo en varias de sus más importantes ciudades este crecimiento desordenado de viviendas y por ello en la actualidad fomenta la búsqueda de tierra a precios bajos pero que pueda satisfacer las necesidades de viviendas en las llamadas ciudades dormitorio y reduciendo el que se concentra en las zonas urbanas.

Según los expertos la solución está en crear mayor cantidad de áreas de desarrollo planeadas para que puedan ofrecer a los pobladores de las grandes ciudades alternativas de lugares más ordenados, justos y sustentables.

Nacen así los DUIS (Desarrollos Urbanos Integrales Sustentables) donde el soporte para un desarrollo ordenado se basa en las viviendas, infraestructuras, servicios, educación, salud, comercios e industrias pero en proyectos que resulten económicos y sostenibles a largo plazo.


Así las viviendas construida en los DUIS son capaces de ofrecen mejores condiciones de ubicación, servicios y equipamiento con un incentivo de créditos y oportunidades de negocio para aquellos que participen del financiamiento y construcción de las viviendas.

El proyecto de los DUIS nace en México debido a que en las grandes ciudades se concentra el 60% de la población con el agravante de vivir en condiciones se pobreza, debido precisamente a una forma descontrolada de crecimiento que se puede apreciar en las afueras de las grandes ciudades.

Asimismo, la planificación de áreas de desarrollo planeadas contribuyen no solo a un ordenamiento territorial de los estados y municipios sino que promueven el orden urbano de crecimiento mucho más justos a través de emprendimientos mixtos en los que participan tanto el gobierno federal como el de los estados y municipales conjuntamente con desarrolladores y propietarios de tierras.

Todas las viviendas construidas en los DUIS ofrecen mejores condiciones de ubicación, equipamiento y servicios, siendo una solución que otros países con problemas similares ya están pensando en adoptar.