sábado, 9 de noviembre de 2013

Agricultura 3.0 y el proyecto Misión Imposible

El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel en Ciudad Real ha sido el lugar elegido para la presentación del proyecto “Misión Imposible: Conservar el agua de La Mancha”, realizado en el marco de la alianza entre WWF y Coca Cola que tiene por finalidad reducir las emisiones de CO2 y el consumo de agua.

Este prometedor proyecto está formados por dos etapas y en la primera de ellas ya se está recuperando el bosque autóctono situado en el entorno de las Tablas de Daimiel, gracias a la colaboración del Organismo Autónomo de Parques Nacionales, mientras que en una segunda instancia el objetivo es mejorar las condiciones del acuífero 23, un extenso depósito de agua que sirve para alimentar el humedal y que se ha visto perjudicado en los últimos años por la extracción de las aguas subterráneas para ser utilizadas para regadío.

A pesar que según los expertos las lluvias de los últimos años han logrado recargar de agua el acuífero 23 esta situación no podrá mantenerse a menos que la agricultura disminuya el consumo de agua, y por ello, Coca-Cola Iberia y WWF han desarrollado en Daimiel, una iniciativa que cuenta con la colaboración de las comunidades que forman parte del acuífero 23.

La iniciativa es pionera en esta área y coloca como protagonista la “tecnología 3.0” al servicio del uso responsable de agua en la agricultura, siempre a través de herramientas informáticas que benefician a unos doscientos agricultores de forma totalmente gratuita.


Esta iniciativa pone a disposición de la naturaleza los últimos avances tecnológicos al servicio de un ahorro efectivo del agua, demostrando además que es posible reducir la sobre-explotación de los acuíferos situados en lugares muy vulnerables como son los que se encuentran en La Mancha.

Con el uso de aplicaciones como ACUAS es posible elaborar planes de cultivos que se adapten a cada agricultor ya que a través de esta herramienta se ajustan las superficies de riego de acuerdo a las condiciones del acuífero.

Así, el proyecto piloto comenzó en Daimiel en 2012, y ya en 2013 se ha extendido a cuatro comunidades de regantes como son Manzanares, Herencia, Villarrobledo y San Clemente, de esta forma en menos de dos años el aplicativo ACUAS logró reducir el consumo de aproximadamente un millón de metros cúbicos de agua.

Otro de los programas utilizados es el SITAR, un programa diseñado para atender los principales cultivos herbáceos de La Mancha, tales como sandía, cebolla, patata y maíz. Este programa envía dos veces a la semana un SMS al agricultor con la recomendación diaria de riego teniendo en cuenta las variables meteorológicas y el tipo de cultivo de que se trate, un sistema que hasta ahora a posibilitado el ahorro de hasta un 14% respecto a la práctica habitual.

En la zona también existen viñedos en Manzanares, San Clemente y Villarta de San Juan que han sido equipados con la pionera tecnología del proyecto OPTIWINE, un sistema que ajusta el consumo de agua que se aporta a los cultivos gracias a la utilización de sensores de humedad de suelo, estado de la planta y las variables climáticas, siendo hasta ahora los resultados preliminares los que permitirán establece una estrategia correcta para optimizar el uso de agua en estos viñedos.

Tanto la Agricultura 3.0 como el proyecto Misión Imposible demuestran que un agricultor eficiente que además cuente con la información necesario es capaz de producir un importante ahorro de agua y aumentar sus beneficios.