viernes, 25 de octubre de 2013

Cultivos y paneles solares

Cada día más la energía solar toma protagonismo por tratarse de una fuente renovable, ilimitada y limpia que permite hoy plantearse la posibilidad de realizar dos emprendimientos en un mismo terreno por un lado generar energía y por el otro producir alimentos en el mismo terreno.

En la actualidad en Japón un grupo de agricultores se han planteado una meta de desarrollo que consiste en instalar paneles solares en tierras de cultivo activo, algo que estaba prohibido por las leyes del país. Sin embargo, el Ministerio de Agricultura y pesca aprobó la instalación de sistemas fotovoltaicos en tierras que se encuentran en plena producción.

La única salvedad que ha hecho el Ministerio es que no se restrinjan las operaciones y la productividad agrícolas y por ello este grupo de granjeros implementó la idea de cultivar y colocar paneles recolectores de energía en un mismo terreno en el que no es necesario el uso de maquinaria para realizar la cosecha, además de exigir que los paneles no se encuentren sobre un piso de cemento.

Este concepto de implementar en un mismo terreno paneles recolectores de energía y cultivos fue desarrollado originalmente por Akira Nagashima, un ingeniero especializado en maquinarias agrícolas que además estudió biología y conoce como se desarrolla el ritmo de aumento de la fotosíntesis y el punto de saturación de la luz.

Tras sus estudios e investigaciones en 2004 el ingeniero pudo comprobar que el exceso de sol no ayuda al crecimiento de las plantas y de allí que se le ocurrió combinar la agricultura con los sistemas fotovoltaicos, diseñando y patentando una estructura especial similar a una pérgola de jardín.

Esta iniciativa resultó exitosa y hoy es posible a través de esta propuesta instalar paneles solares montados sobre estructura con formato de pérgola sobre estructuras metálicas enterradas en el suelo, una excelente manera de recoger energía solar y no perjudicar los cultivos y el rendimiento de las cosechas.