miércoles, 16 de octubre de 2013

Biofilia, la conexión con la naturaleza

El amor a la vida y a la naturaleza puede resumirse en una sola palabra “ Biofilia” un término acuñado por el biólogo Edward O. Wilson especialista en evolución e integrante del cuerpo académico de la Universidad de Harvard.

La palabra biofilia significa precisamente amor a la vida y a todo lo vivo y la hipótesis creada por Wilson indica que el contacto con la naturaleza se transforma en esencial para un buen desarrollo psicológico en el hombre.

Una teoría interesante la de Wilson que sostiene que cuando el Homo Sapiens se relacionó con su entorno de forma más cercana creo una necesidad emocional muy profunda que los llevó a tener la necesidad de estar en contacto con el resto de los seres vivos tanto animales como vegetales.

El hombre fue evolucionando y la socialización hizo que encontrara no solo paz sino también refugio en lugares naturales como bosques, el mar o simplemente con la conexión con una mascota.


La Biofilia ha existido desde siempre en todas las culturas en cualquier lugar del mundo ya que el hombre no puede sobrevivir si no existe una relación con las plantas, animales y elementos vivos del planeta.

La vida moderna obliga a muchas personas a vivir en grandes ciudades don abundan los edificios y las carretera de asfalto que han alejado al hombre de la naturaleza, de allí la importancia de pasear por un parque para darse cuenta que la Biofilia existe como y esta en los genes de los humanos.

De allí, que tanto arquitectos como diseñadores de espacios urbanos han captado esta necesidad del hombre y hoy tratan de hacer que las ciudades ofrezcan más espacios naturales que conecten a las personas con la naturaleza.

Muchos diseños urbanos se basan en el concepto de Biofilia buscando conectar de forma simple a las personas con la naturaleza a través de diseños que permitan dispones de aire fresco, agua y luz natural, creando también conexiones visuales y físicas utilizando materiales naturales.

Llevar un modo de vida natural sobre todo en las grandes metrópolis ayuda al hombre a desconectarse de allí la importancia de la creación de parques y espacios verdes, además de accesos más sencillos para llegar a bosques o lugares naturales cercanos a las grandes ciudades. Biofilia, la conexión innata del ser humano con la naturaleza, una relación que se vuelve necesaria e inevitable con respeto al medio ambiente para asegurar la existencia del Planeta Tierra.