martes, 16 de julio de 2013

Importante crecimiento de la pesca sostenible en España

En los últimos años en España, gracias a un esfuerzo por aumentar la pesca sostenible, se ha visto un importante crecimiento de ésta determinado también por un control más severo de la pesca ilegal a pesar que según los expertos en el tema queda todavía mucho trabajo por hacer al respecto.

Además de ser España uno de los países que más consume pescado en el mundo el haber aumentado la pesca sostenible garantiza no solo la continuidad de este alimento sino también el contar con productos de calidad.

Según las estadísticas y datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España, en el país una persona consume una media anual de 36,4 kilos de pescado al año, una cifra que solo es superada en la actualidad en la Unión Europea por Portugal.

El pescado es un alimento saludable pero también es un bien limitado y por ello hoy un 30% de las pesquerías del mundo se encuentran sobre-explotadas, por ello es que tanto las grandes empresas explotadoras de este bien como los pescadores artesanales son conscientes de que la pesca sostenible es el único camino que garantizará no solo el presente sino también el futuro de poder seguir disfrutando de este alimento.

De acuerdo a los expertos en el tema la mentalidad al respecto está cambiando y por ello gran parte de la industria pesquera apuesta por la sostenibilidad y en muchos casos se avanza a pazos rápidos en este sentido.


Según lo afirma Carlos Domínguez Díaz, secretario general de Pesca del MAGRAMA, la pesca en España se realiza de forma sostenible o en algunos casos se encuentra en planes de recuperación que son capaces de garantizar a la población que en poco tiempo el diseño realizado estará en forma plenamente satisfactoria gracias a diferentes medidas a nivel institucional que se han llevado adelante en los últimos años.

Existen así planes de protección de los recursos y del medio marino a través de la creación de diferentes reservas marinas o áreas protegidas, sumándose a esto una política restrictiva en el crecimiento de la flota que en los últimos quince años ha logrado reducir más de un 42% del número de buques pesqueros.

La investigación marina cumple un papel importante en este sentido ya que al utilizarse buques oceanográficos se han podido detectar zonas donde los ecosistemas se presentan como más vulnerables y por ello la actividad de los buques pesqueros ya no afecta la actividad de algunas especies marinas que son de lenta recuperación.

También la población ha tomado mayor consciencia sobre el tema de la pesca sostenible y hoy los consumidores son más exigentes en este sentido consumiendo especies disponibles en el mercado según las recomendación de las autoridades.

Asimismo, la ecoetiqueta MSC permite a los consumidores reconocer de forma sencilla los peces y mariscos atrapados de forma sostenible y existen ya pesquerías en el país que están dentro de ese programa que también aprueba con ese sello los productos que se encuentran aprobados, una forma de cuidar un bien tan preciado pero que puede volverse escaso.