miércoles, 8 de mayo de 2013

Las abejas productoras de miel y su extensión

Dentro de los fenómenos que vienen ocurriendo en el mundo de la naturaleza esta vez llama la atención de científicos e investigadores el que las abejas productoras de miel están desapareciendo a un ritmo realmente alarmante de la faz de la tierra. 

En  Estados Unidos la población de abejas obreras ha disminuido ya en un 30% y no existe ningún aliciente que lleve a pensar que esto pueda cambiar en los próximos años. Estos pequeños insectos que desde tiempos inmemoriales han estado en la naturaleza con el propósito de realizar la polinización de plantas y árboles han representado hasta hace poco tiempo atrás la producción de buena parte de los alimentos que se consumen en el mundo.

De allí la alarma, ya que si desaparecieran las abejas obreras la producción de alimentos naturales sufriría una disminución importante que traería también como consecuencia un aumento en los precios, además de romperse en parte la cadena de vida del planeta tierra. Significativos esfuerzos se están realizando por parte de científicos de diferentes países para descubrir las causas de esta reducción de las colonias de abejas.

Hasta ahora se ha podido establecer que ciertos plaguicidas junto a la contaminación ambiental, sumados a organismos modificados genéticamente pueden estar causando la muerte de las abejas productoras de miel. Asimismo, científicos suizos siguiendo han descubierto otra razón que podría causar este desastre natural como son las torres de telefonía celular y las señales que emiten.

En esta investigación se estudió la reacción que tienen las abejas ante un teléfono celular tanto cuando el móvil se encuentra apagado o activo.

Así, cuando está encendido las abejas sufren una gran desorientación y dejan de comunicarse entre sí, provocando que se extravíen y también se detengan en su trabajo de búsqueda de polen o construcción de los tradicionales panales.

Los científicos estimas que las ondas electromagnéticas que emiten los teléfonos móviles y también las torres transmisoras que sirven para enlazar las comunicaciones son los responsables de una importante disminución de las colonias de abejas obreras.

Desafortunadamente las expectativas no son buenas ya que la población de abejas sigue desapareciendo y así seguirá en los próximos años con consecuencias que serán graves si no comienzan ya a tomarse medidas radicales para transformar aquellos elementos que están causando este colapso en la naturaleza.