domingo, 19 de mayo de 2013

Energías renovables un futuro promisorio

El uso de las energías renovables es uno de los grandes desafíos que vive el mundo en la actualidad sobre todo teniendo en cuenta que el 20% de la población del planeta vive en países industrializados de Occidente y la mayor contaminación que sufre la Tierra es producida hoy por el consumo de energía utilizada en procesos industriales en las últimas décadas.

Carbón, petróleo y gas son hoy las fuentes de energía que utilizamos hoy que además de no renovables son limitadas, algo que no impide que sigamos utilizándolas en cantidades que cada vez se incrementan más, sumándose la energía nuclear que es muy peligrosa produciendo residuos de los que es imposible deshacerse.

De allí, que la única estrategia que puede hoy darse como posible para mejorar los niveles de vida en el mundo sin seguir destruyendo el medio ambiente es construir casas y edificios que puedan utilizar una mínima cantidad de energía no renovable y desarrollar energías limpias y que no se agoten dejando de usar aquellas que contaminan el planeta.

Entre ellas la energía solar térmica brindada por el sol es una fuente de energía limpia y renovable además de abundante no causando contaminación ni la destrucción de los ecosistemas, con el problema de ser dispersa y dificil de almacenar excepto en las regiones muy soleadas, de allí que para utilizarlas no solo es necesario recogerlas sino poder guardarlas para utilizarlas cuando sea necesario.

De allí nace el colector o panel solar que en su formato más simple es una caja bien aislada y cubierta de un cristal, con tubos llenos de agua en su interior, que genera que la energía del sol quede atrapada en su interior cumpliendo un papel de invernadero.


También existe la energía solar pasiva que sirve como complemento de la anterior y se basa en la construcción de edificios que cumplan una función de grandes colectores solares construyendo muros o suelos que pueden almacenar la energía del sol durante el día y liberarla por la noche.

En el caso de la energía solar fotovoltaica puede ser utilizada para producir electricidad a través de paneles fotovoltaicos formado por un número de celulas de silicio conectadas entre sí en serie y en paralelo obteniendo así una tensión de 12V.

El viento es otra fuente de energía y una de las más antiguas ya que se utilizada desde hace mucho tiempo para tareas como elevar el agua de ríos o pozos y también para la molienda de granos, siendo hoy utilizada a través de aerogeneradores para producir electricidad.

En el caso del agua, que también se utiliza desde hace mucho tiempo y que permite construir pequeñas centrales hidroeléctricas usado materiales simples que permite suministra electricidad a pequeñas poblaciones.

Estas son solo algunas fuentes de energía renovable pero existen otras que se encuentran en pleno estado de estudio e investigación.