martes, 14 de mayo de 2013

Canarias contra las prospecciones en busca de petroleo

Las Islas Canarias se destacan por la riqueza y diversidad de paisajes tanto terrestres como marinos siendo uno de los puntos importantes en el mundo a nivel de biodiversidad ya que resaltan aquí la especial fragilidad de sus sistemas que se encuentran protegidos por ser un patrimonio natural de gran importancia para el planeta tierra.

De allí que la población de Canarias está en contra de las prospecciones a realizarse en la región en busca de petroleo, en contra de varias decisiones políticas que solo tienen en cuenta los intereses de grandes empresas y corporaciones que no toman en cuenta la opinión de las personas que defienden la naturaleza. 

Una lucha que ha llevado a los ciudadanos de Canarias a expresarse en contra de este tipo de políticas rechazando de plano las prospecciones en busca de petróleo en las aguas que rodean las islas, una forma de conservar la biodiversidad y proteger el medio ambiente ofreciendo así un futuro donde la naturaleza pueda ser disfrutada a pleno por las próximas generaciones.


Tanto instituciones como personas se han unido en esta cruzada solidaria contra Repsol que cuenta tanto con el apoyo como con los permisos del Gobierno central para la realización de prospecciones en aguas profundas, siendo trabajos que suponen un ataque y una grave amenaza a la biodiversidad y el medio ambiente oceánico que podrá en peligro varios sectores como el de la pesca y el turismo que son esenciales en las islas.

Existen alternativas como las energías renovables que están siendo impulsadas por el Gobierno de Canarias y que pretenden que se dejen sin efecto las prospecciones que piensan realizarse en aguas próximas a Fuerteventura y Lanzarote, abarcando un área de la Reserva Mundial de la Biosfera.

Es necesario tener en cuenta que las Islas Canarias cuenta hoy con ciento cuarenta y un parques naturales y cuatro nacionales abarcando un 40% del territorio total de la región, un verdadero tesoro único en el mundo y que podría ser afectado por las obras en busca de hidrocarburos, ya que se trata de un territorio crucial que sirve hoy para la alimentación, descanso, reproducción y migración de especies en peligro de extinción.