martes, 30 de abril de 2013

Casas ecológicas en las copas de los árboles

Las construcciones de viviendas ecológicas están logrando notoriedad en los últimos años con diferentes propuestas de diseñadores y arquitectos que le dan además a estas casas tan peculiares un aire moderno e innovador.

Es el caso del arquitecto Antony Gibbons que ha presentado su propuesta de vivir en el corazón de un bosque en una increíble casa hecha en un árbol que se destaca por su diseño futurista y el uso de materiales reciclables como una forma de mantener un equilibrio en la naturaleza. Una construcción que no daña el entorno pero ofrece todo el confort de una casa confortable con todo lo que puede disfrutarse en una vivienda tradicional.

Así, Gibbons, ha diseñado y ejecutado una vivienda sumamente llamativa que crea una atmósfera casi mágica pero con una alta dosis de modernidad que recuerda un poco a la idea que en el pasado más lejano tenía el hombre que vivía precisamente en los árboles.

La casa creada por Gibbons busca sobre todo confundirse con el paisaje del bosque y lo hace con un proyecto totalmente ecológico y sustentable que recuerda un poco a las bonitas casas de los hobbits pero en vez de estar enterradas o semi-enterradas en la tierra esta propuesta se dirige a las alturas.


El nuevo proyecto denominado Treehouse Roost tiene varios modelos de casas pero una de ellas llama poderosamente la atención ya que la vivienda ha sido construida con una especie de cápsulas que se adaptan a la perfección a la forma de un gran árbol.

Esta nueva casa ha sido concebida como un cálido refugio para dos personas con un acceso que se realiza por una escalera de caracol y que cuenta con miradores en la parte superior.

Otro de los modelos que ha presentado este innovador arquitecto lleva el nombre de Inhabit Treehouse y también se trata de una casa construida con materiales reciclables con abundancia de la madera, decoración minimalista que brinda a la vivienda una apariencia de amplitud sumamente confortable con tres habitaciones y un altillo además de un pequeño desván.