domingo, 3 de marzo de 2013

La moda ecológica de los tejados verdes

Pueden construirse sobre estructuras planas, inclinadas en casas urbanas, rurales e inclusive en edificios públicos, la moda ecológica de los tejados verdes tiene cada día más seguidores debido a los innumerables beneficios que reporta tanto para quienes habitan el inmueble como para el entorno y el medio ambiente. 

En la actualidad es posible optar por dos tipos de tejados verdes, aquellos que requieres de cuidados constantes ya que en ellos se plantan vegetales o pequeños arbustos y los tejados que no necesitan casi mantenimiento y contienen plantas de raíces muy poco profundas además de resistentes a climas extremos. 

Cualquiera sea la opción elegida, hoy en día tener un tejado verde tiene verdaderos beneficios ya que en primer es un excelente aislante y por lo tanto permite ahorrar electricidad durante el verano pues mantiene el ambiente fresco y también es perfecto para el invierno permitiendo ahorrar hasta un 30% en calefacción. 

Su bajo coste para ser instalado sumado a que reduce de forma importante la descarga de las aguas pluviales supone dos beneficios que hay que tener en cuenta sobre todo a la hora de construir la vivienda, con el valor agregado de tener una resistencia tres veces mayor con relación a los techos tradicionales. 


Asimismo, los tejados verdes tienen un gran poder de minimizar la contaminación acústica y su atractivo estético forma parte tanto de los beneficios como del encanto, sobre todo si la vivienda se encuentra en un entorno rural. 

Además, a través del proceso de fotosíntesis de las plantas los tejados verdes permiten eliminar con mayor rapidez y eficacia las huellas del dióxido de carbono, siendo esto beneficioso para la salud. 

Su gran valor a nivel medioambiente es en el mundo moderno una de las características que los hacen más tejados sumamente apreciados por aquellos que defienden el planeta de la contaminación y los efectos negativos de productos y acciones ocasionadas por el hombre que destruyen o alteran el delicado equilibrio ecológico.