viernes, 22 de febrero de 2013

Energía ecológica abastece un pueblo de Alemania

Eólica, solar o biogás son suficientes para satisfacer las necesidades energéticas del pequeño poblado alemán de Feldheim, que ha optado desde hace unos años por invertir en este tipo de energía natural. 

Alemania, es uno de los países que más atención a puesto en el cuidado del Planeta en los últimos años lanzando una política verde que busca diferentes alternativas que permitan prescindir en lo posible del uso de centrales nucleares. 

De allí, lo interesante de esta pequeña aldea que ha podido simbolizar de forma efectiva el objetivo de utilizar solo energías provenientes de fuentes renovables. 

Si bien es cierto que es más sencillo lograr estos avances en pequeñas comunidades, no menos cierto es que en el futuro podrán encontrarse alternativas que permitan aplicar el mismo principio en ciudades más grandes.


El pueblo de Feldheim, situado a unos sesenta kilómetros de la ciudad de Berlín, tiene hoy unos ciento cincuenta habitantes y se ha convertido en un ejemplo de evolución a partir de 1990, época en que fue instalada la primera turbina de viento, comenzando el camino hacia una evolución que no se ha detenido hasta hoy. 

Las turbinas de viento se han ido multiplicando a través del tiempo y hoy abastecen de energía a todo el pueblo, una evolución que terminó de solventarse en el año 2010, cuando los vecinos decidieron aportar tres mil euros cada uno y construir así su red eléctrica propia. 

Las características climáticas de esta zona caracterizada por fuertes vientos fue el incentivo para colocar más turbinas que producen la energía complementada por energía solar y por la producción de biogás

Por ahora,  la producción de este tipo de energía ecológica les brinda a los habitantes una autonomía de dos días completos y por ello, la próxima meta es construir nuevas instalaciones que sirvan para el almacenamiento de energía, algo que los proveerá de más energía por un plazo más extenso de tiempo.