miércoles, 12 de diciembre de 2012

Energía solar térmica, potencial y aprovechamiento

El  tema de la energía solar es cada vez más conocido a nivel mundial sobre todo se trata de una prioridad si se tiene en cuenta que los recursos tradicionales no solo están agotándose sino que producen daños irreparables al planeta.

La abundancia de la energía solar es inmejorable y por ello la premisa en la actualidad es captar para convertirla en electricidad que es precisamente la parte más complicada a pesar que tanto los sistemas utilizados como los procesos han ido mejorando y siguen haciéndolo de fora progresiva. 

Hoy se alcanzan niveles de eficiencia importantes que permiten diseñar para el futuro grandes proyectos, como el que está en plena obra cerca de Granada, España donde ya se encuentran operativas instalaciones pertenecientes a la firma Andasol. 

Estas centrales termo-solares funcionan de forma muy similar a las plantas nucleares con la utilización de vapor que se encarga de accionar una turbina, con la diferencia importante que el vapor no es generado usando uranio o carbón sino aprovechando la energía que procede del sol. 


La existencia de algunas plantas termo-solares del tipo cilindro-parabólica permite hacer un aprovechamiento adecuado de este tipo de energía y en el caso de Andasol es interesante ver como sus depósitos de sales permiten un almacenamiento del calor capturado y su posterior recuperación durante la noche, algo que permite que la instalación produzca electricidad la mayor parte del día. 

El trabajo de los científicos está basado hoy en un intento por mejorar la eficiencia de este tipo de tecnología solar para lograr que sea más competitiva con innovaciones como utilizar los tubos ubicados en el foco de los espejos parabólicos dejando así de utilizar el líquido transmisor y los intercambiadores. 

El desafío de hoy es activar las inversiones en la energía solar-térmica y para ello será necesario alentar a las empresas y gobiernos a realizar una inversión mayor tanto a mediano como largo plazo.

Este tipo de inversiones tienen como objetivo prever las condiciones económicas y financieras con las que podrá contarse de aquí para toda la vida útil de las instalaciones, que se estima en unos cuarenta años, hasta la diagramación de las tarifas fijas que son vistas como el mejor mecanismo para resolver los problemas de los altos costes.