domingo, 16 de diciembre de 2012

Ahorro energético como factor prioritario para el año 2050

El ahorro energético es un factor fundamental para poder reducir las emisiones de C02 en la Unión Europea para mejor calidad de vida de futuras generaciones en el año 2050. El objetivo es poder disminuir los gases de efecto invernadero en un 80%. Para poder conseguirlo se debe fomentar el ahorro energético en todos los ámbitos tanto en empresas como en personas, así como incorporar y utilizar energías renovables en muchos más aspectos.

Cuando nos referimos a implementar energías renovables nos enfocamos a sacar un mayor provecho de la energía solar, eólica, geotérmica o marina. Si estos cambios no se llevan a cabo sólo se reducirán en un 40% las emisiones de CO2. 


Expertos de clima y energía europea mencionan que las energías renovables son el futuro para el desarrollo de los países, enfatizando que el uso de fuentes como gas o petróleo deben reducir fuertemente con el tiempo para poder conseguir el objetivo planteado. 

Con la reducción de emisiones de CO2 se pueden tener múltiples beneficios entre los que destacan:
- Importante generación de fuentes renovables 
- Ahorros de energía como un factor indispensable para la descarbonización del sistema eléctrico
- Aumento de infraestructuras de energías renovables. 
- Mejorar la calidad de vida de los ciudadanos 
- Uso eficiente de recursos naturales y sostenibilidad en el tiempo 
- Reducción de riesgos ambientales 
- Fomento de economía verde para poder tener un desarrollo sostenible en el tiempo. 

Países como Alemania, España, Finlandia o Suiza ya comenzaron a tomar medidas al respecto tanto a nivel de instituciones como empresas privadas y edificios de viviendas. En el caso de este último, empresas como Remica energías ofrecen soluciones para mejorar la eficiencia energética de los edificios además de importantes ahorros en las facturas.