jueves, 16 de agosto de 2012

Las medusas y el calentameinto global

Es común que durante el verano proliferen en muchas playas las medusas que con sus molestas picaduras no permiten disfrutar a pleno del mar a los bañistas.

Estas gelatinosas criaturas han aumentado gradualmente su número debido no solo a las altas temperaturas sino también por el cambio que se produce en las corrientes marinas, algo que ha señalado Marta Carrera, científica perteneciente al Instituto de Estudios Oceanográficos (Oceana), quien además asegura que se prevé un aumento aún mayor de medusas en la zonas turísticas como Baleares.  

Las medusas se caracterizan por tener un ciclo vital especial, por el hecho de pertenecer a la fauna denominada como de tipo hidrozoo, con un generación sexual a la que le sigue otra asexual y luego de desarrollarse todo el procedimiento de fecundación y formación del zigoto comienza el proceso de crecimiento similar al de una larva.

Pasado este primer período la medusa comienza una vida en libertad y llega hasta el fondo del mar donde se adhiere y crece teniendo lugar un proceso complejo de división que forma otras medusas individuales.  

A simple vista parecen animales frágiles, sin embargo su peligro radica en los millones de micro-arpones venenosos que atacan y se disparan en cuento tienen contacto con otro organismo vivo.  

Una de las especies más peligrosas es la Chironex fleckeri o Avispa de mar, habitante natural en los mares australianos cuya picadura es la mayor parte de las veces mortal

.  
Esta denominada “nueva marea blanca” afecta el mar Mediterráneo y en los últimos años ha ocurrido una inusual proliferación que ha generado una respuesta por parte de algunas comunidades que afectan embarcaciones al trabajo diario de recogerlas.  

Hasta hace pocos años se estimaba que su aparición en la temporada de verano era a causa del declive de las poblaciones que se dedicaban a exterminarlas como las tortugas marinas y peces luna, algo que está siendo descartado ante las investigaciones que apuntan a que el calentamiento global produce el fenómeno de proliferación de estos gelatinosos animales.

Según estos estudios el aumento importante de la temperatura en ciertas zonas del Mediterráneo ha aumentado aproximadamente un grado y medio durante los últimos años, indicando entonces que el calentamiento global aumenta la temperatura de las aguas de los océanos causando una mayor proliferación de medusas cada año.  

Las numerosas consecuencias del calentamiento global tendrán en el futuro consecuencias que aún la ciencia no ha llegado a evaluar en toda su importancia y la proliferación masiva de medusas es solo una muestra de ello, siendo la advertencia para crear soluciones que apunten a evitar su expansión.