sábado, 4 de agosto de 2012

La Isla de Alcatraz y su sistema solar fotovoltaico

La isla de Alcatraz ubicada en centro de la bahía de San Francisco y bañada por aguas del Pacífico se ha hecho mundialmente famosa por albergar durante muchísimos años una prisión de máxima seguridad donde habitaron famosos delincuentes como Al Capone.

Sin embargo, en la actualidad la tristemente célebre isla de Alcatraz es noticia por un plan de transición que desde hace unos años comenzó a gestarse para ser abastecida por energía solar, dejando atrás los grandes generadores de diesel que servían como combustible para proveer de energía el lugar.  

En el pasado se utilizaba una gran cantidad de combustible diesel para generar electricidad, algo que se ha transformado sustancialmente con un sistema solar fotovoltaico de 307 kW con su propia micro red.  

Así, el espacio que era el edificio principal de la prisión donde se albergaba a los delincuentes más peligrosos es hoy el lugar donde se encuentran una buena cantidad de paneles solares. Este tipo de instalación en la isla coincidió en la época con una importante disminución de los costes de tecnología solar y el gradual aumentos del precio del dieses.  

La demanda eléctrica de la totalidad de la isla, puede hoy ser satisfecha por el sistema solar y los antiguos generadores diesel solo se utilizan eventualmente cuando es necesario.


Antes de la instalación de este sistema de micro red de energía solar el coste de la electricidad de la isla era muy alto y en la actualidad ha disminuido considerablemente incluyendo el presupuesto que demandó la construcción de la planta solar.  

A pesar que este puede ser considerado por muchos como un proyecto pequeño es necesario tener en cuenta el hecho que cada año visitan la isla más de un millón de personas, como un paseo de tipo educativo e histórico para mostrar la antigua prisión y cómo era la vida en el lugar.

Sin embargo hoy, quienes visiten Alcatraz podrán también conocer y aprender algo más sobre la energía solar, un sistema limpio que no afecta el medio ambiente.  

Las energías renovables son la única alternativa para reducir drásticamente la dependencia energética que sufren la mayor parte de los países de todo el mundo y sobre todo los situados en el Norte de África y otros países emergentes como es el caso de China.  

Una fuerte apuesta por este tipo de energía tanto la solar, como la fotovoltaica y la termosolar son la esperanza de un mundo con energía limpia y con una reducción importante de los costes.