lunes, 9 de julio de 2012

Solución para desechos tóxicos y urbanos

Los deshechos tóxicos y los urbanos han tomado en los últimos años dimensiones preocupantes transformándose en una verdadera emergencia planetaria y según un informe realizado por el Banco Mundial durante 2012 se generarán alrededor de 1,3 billones de toneladas de basura. 

Asimismo, para el año 2025 se estima que esa cifra se duplicará y por ello se hace urgente encontrar soluciones y alternativas para solucionar tan importante problema. 

Una empresa argentina, llamada Cerocon SA, ha dedicado años buscando una solución para este dilema, desarrollando una técnica que ya ha patentado a nivel mundial y que logra transformar los deshechos, en especial los tóxicos, en materia primara para hacer vidrio. 

Se trata de una formula química que logra transformar molecularmente tanto los elementos sólidos como semisólidos y utilizar esa materia prima obtenida para la fabricación de vidrio

Esta tecnología es considerada hoy la más efectiva en el mundo ya que no existe ninguna otra que pueda hacer esto, a pesar que existen otros procesos de reciclado similares conocidos como “plasma”, pero que son más complejos, tienen un coste alto y no tienen tantos usos posibles como este nuevo método. 


Este proceso a diferencia de otras tecnologías es sumamente limpio ya que no diluye el tóxico dentro del vidrio sino que a la inversa es la base para fabricar vidrio con el tóxico al agregarse este polvo químico. 

El método en sí mismo consiste en la realización de una  “termo-destrucción del residuo o del contaminante” y las cenizas generadas se mezclan con la formula química y se vitrifican de forma no tóxica, sin contaminar

Para que esta técnica de reciclado sea realmente eficiente, es necesario que el material recuperado sea utilizable para generar mayor valor. 

Al vidrio obtenido,  luego del proceso de reciclado,  puede darse cualquier tipo de utilidad siempre que no se pretenda una transparencia o calidad similar a la del cristal. 

Este material obtenido puede ser usado para fabricar ladrillos y bloques de construcción, además de material para aislamiento térmico y acústico. 

Además de los residuos urbanos peligrosos, esta tecnología ha sido ideada para reciclar el material residual pasivo que proviene de producciones industriales y que los sistemas tradicionales de reciclado no pueden destruir definitivamente