miércoles, 25 de julio de 2012

Incendios en el Parque Nacional Del Teide

Hace un par de semanas atrás un nuevo incendio azotó una región natural de España en el sur de la Isla de Tenerife, manteniendo durante días su virulencia favorecida por las altas temperaturas y el viento que hicieron más dificultoso su control sobre todo para evitar que llegase a diversas zonas habitadas y a lugares de zonas donde la orografía dificultaría el control.

A todo este desastre ecológico los agentes debieron movilizarse para evitar que el fuego llegase al famoso e importante enclave natural Parque del Teide, una misión que desafortunadamente resultó infructuosa ya que las llamas destruyeron unas 400 hectáreas de este hábitat natural, afectando el pinar de repoblación.  

Las llamas también afectaron especies de la región catalogadas en peligro de extinción, como la bencomia exstipulata, de la cual había antes del incendio unos ochocientos ejemplares siendo destruidos casi el 50%.  

Estos ejemplares habían sido plantados especialmente para evitar la pérdida de esta especie, existiendo semillas que se habían guardado especialmente y que se supone que con ellas podrá repoblarse los lugares destruidos, pero tardarán unos cuatro años en volver al estado en que se encontraban antes del incendio.  

Las llamas también afectaron una pequeña población de Jara de Las Cañadas que afortunadamente se recuperan con facilidad ya que se trata de un arbusto que puede volver a crecer a pesar de haber sufrido los efectos de un incendio.



En relación a la fauna del Parque del Teide no ha sido afectada y varios ejemplares como el del halcón de berbería, los cernícalos y otras aves que anidaban en la zona.  

El museo de Boca Tauce y la estación meteorológica automática pudieron ser salvados de las llamas sin sufrir graves daños, no corriendo la misma suerte los senderos que deberán ser restaurados lo mismo que la zona del matorral de cumbre.  

Se comenzarán ahora los trabajos de restauración de todas las zonas afectadas que según los especialistas podrán recuperarse ya que el incendio no ocurrió durante la primavera donde los daños seguramente hubiesen sido mayores sobre todo para las aves que en esa época se encuentran con sus crías en los nidos.