lunes, 25 de junio de 2012

Avión solar “Solar Impulse”

Una novedosa maravilla que utiliza la energía solar es el Solar Impulse, un avión solar que funciona gracias a esta energía alternativa. Este avión solar hizo su primer vuelo internacional partiendo de Suiza, sobrevolando Francia y Luxemburgo, para llegar por último al aeropuerto de Zavantem, Bruselas

Este peculiar avión llamado Solar Impulse, pesa 1600 kilos y posee tan solo un asiente donde se acondiciona el piloto para realizar vuelos en los que se utilizan 12.000 celdas solares que se encuentran dispuestas sobre sus alas de 64 metros de largo. 

Durante el mes de mayo el "Solar Impulse" comenzó otra travesía que lo llevó al aeropuerto de Barajas para completar una travesía que tenía como destino final Marruecos. 

Sin embargo, si bien llegó a España desde la localidad suiza de Payerne tuvo que retrasar su salida debido al mal tiempo reinante en Marruecos, completando el itinerario posteriormente durante el mes de junio cuando el día 6 partió del aeropuerto de Barajas y alcanzando una altitud de tres mil seiscientos metros fue rumbo a Sevilla, cruzando luego el estrecho de Gibraltar, aterrizando en el aeropuerto de Rabart. 

Los pilotos Piccard y Borschberg fueron precursores en este tipo de vuelos hace siete años atrás cuando el Solar Impulse realizó su primer gran odisea ya que estuvo en el aire durante muchas horas seguidas sin utilizar ningún tipo de carburante. 


Este resultado se debe a que sus alas recubiertas de células fotovoltáicas tienen la capacidad de recoger la energía solar y transferirla luego a baterías que posee el aparato y que le permiten volar. 

Fabricado con fibra de carbono, este es el trabajo de setena personas y ochenta socios que han tenido la confianza suficiente para apostar a un proyecto innovador. 

Asimismo la Agencia de la Energía Solar de Marruecos, planea construir cinco aviones solares de este tipo antes del año 2020 Según los expertos en energía solar el gran mérito que ha tenido la construcción del solar Impulse es demostrar que pueden lograrse opciones más limpias en la aeronáutica y dejarlas como herencia para las futuras generaciones. 

Hasta el momento el novedoso Solar Impulse ha viajado en esta nueva etapa ha viajado desde Ginebra a Madrid y posteriormente ha llegado a la ciudad de Rabat en Marruecos cumpliendo la odisea de su primer vuelo de un continente a otro y solo utilizando energía solar, una gran esperanza para quienes apuestan a este tipo de energía como la alternativa del futuro.