lunes, 4 de junio de 2012

Atún rojo transporta isótopos radiactivos de Fukushima a EE.UU

La presencia de isótopos radiactivos han sido detectados recientemente por científicos estadounidenses al analizar ejemplares de atún rojo que provienen de Japón y que a través de la migración han llegado a California luego del fatal accidente acontecido en Fukushima. 

A pesar que los niveles detectados son bajos y no serían peligrosos para la salud humana,  los científicos y expertos en el tema han decidido que lo mejor es hacer un estudio con una mayor cantidad de estas especies migratorias para corroborar los primeros informes. 

El estudio fue realizado por científicos de la Universidad de Stanford de Estados Unidos y ha sido publicado en la revista PNAS, explicándose en él que este tipo de pez migratorio a lo largo de su existencia suele habitar en diversas zonas del Pacífico Norte, pero la mayor parte de estos ejemplares maduran en las aguas niponas del oeste del Pacífico y luego al llegar a los dos años de vida migran hacia el este, utilizando la corriente oceánica de California. 

Los científicos también han enfatizado el hecho que los niveles hallados no son realmente preocupantes y su magnitud es muy inferior al límite de seguridad por el cual se rige Japón, aclarando que las concentraciones de estos isótopos radiactivos de Fukushima son además, mucho más pequeñas que las de otros isótopos que están de forma natural en el pescado. 


Las muestras para realizar el estudio se obtuvieron de unos quince ejemplares de atún rojo , advirtiendo que algunas mediciones hechas con anterioridad al accidente nuclear eran realmente ínfimas. 

Tortugas, tiburones y aves marinas que también son especies migratorias podrían haber asimilado iones radiactivos y luego transportarlos a otras zonas tanto del Pacífico Norte como Sur, a pesar que hasta ahora esto es solo una especulación, los científicos estiman que deberán ser objeto de estudio. 

Este tema desvelado recientemente, ha producido un estado de atención en las autoridades alimentarias de Estados Unidos, sobre todo teniendo en cuenta que el atún rojo es parte del último eslabón de la denominada cadena trófica por su carácter de gran predador, sumándose a esto el hecho que se trata de un pez muy popular dentro del consumo y por ello su captura es mucho mayor que el de otras especies.
Más información en N-Medioambiental