domingo, 13 de mayo de 2012

Humedales artificiales disminuyen el calentamiento global

Especialmente creados para reemplazar para reemplazar los naturales, los humedales artificiales pueden ayudar a disminuir el calentamiento global. 

Se trata de grandes espacios que fueron creados de forma artificial para reemplazar la degradación del medio ambiente causada tanto por el crecimiento urbano como por el desarrollo industrial, que son capaces de absorber grandes cantidades de carbono que se encuentran en la atmósfera y ayudan así a reducir el calentamiento global. 

Esta información surge de un antiguo informe realizado hace quince años y es considerado hasta hoy único en su tipo. 

En un principio, cuando estos humedales fueron creados causaban emisiones de metano, pero con el tiempo esto fue siendo cada vez menos importantes y con el paso del tiempo se pudo advertir que causaban una emisión menor de estos gases que los humedales naturales a los que reemplazaban. 

Esta investigación y seguimiento del comportamiento de los humedales en Ohio fue realizado por un equipo de investigadores al frente del cual se encuentra William J. Mitsch, perteneciente a la Universidad Estatal de Ohio en Estados Unidos. 

Dos fueron los humedales creados en esta zona abarcando una hectárea cada uno de ellos y para hacerlo se utilizó el agua de un río cercano a través del bombeo hasta el espacio artificial. Un humedal fue poblado con vegetación y el otro no, dejando que se desarrollara por las vías naturales. 



La aparición de este informe y los resultados obtenidos a través de una investigación de varios años fue publicado en la revista académica BioScience, que publica el Instituto Estadounidense de Ciencias Biológicas. 

Según estos resultados con el paso tanto los humedales sembrados como los no sembrados sirvieron para definir la variedad de las plantas presentes y también el intercambio de gas que se producía con la atmósfera. 

Sin embargo, el humedal plantado tenía una mayor variedad de plantas que el otro que además había absorbido mayor cantidad de carbono de la atmósfera. 

Ambos humedales artificiales, eliminaron grandes cantidades de nitrógeno y fósforo del agua que se les suministraba y fueron muy pequeñas las misiones de óxido nitroso, que contribuye al calentamiento. 

Fueron necesarios cinco años para lograr que ambos humedales se estabilizaran pero a pesar de ello este programa experimental podría ser útil como un modelo a seguir para una futura recuperación o reemplazo de humedales naturales.