martes, 1 de mayo de 2012

Energía solar para tratar aguas residuales


La energía solar ha representado en los últimos años una revolución en materia descubrimientos ya que al poder ser obtenida mediante la captación de luz y calor emitidos por el sol representa la solución perfecta para cubrir las necesidades en materia energética de todo el mundo debido a dos características principales su acceso gratuito y su universalidad. 

Por esas razones de peso, investigadores y científicos de forma constante realizan trabajos buscando alternativas para dar nuevos usos a la energía solar, siendo el caso de un trabajo realizado en la Universidad de Almería para el tratamiento de aguas residuales utilizando precisamente energía solar. 

Este grupo de investigadores encabezado por el profesor del departamento de Ingeniería Química José Luís Casas López se encuentra desarrollando un estudio que tiene como objetivo principal desinfectar y descontaminar las aguas residuales de tipo industrial utilizando para ello un proceso que combina fangos activos, membranas y luz solar. 

Así, el trabajo describe como sería el proceso que en una primera etapa trataría las aguas en un reactor biológico, utilizando la acción de los microorganismos que se encuentran en los fangos activos. 

De esta forma se logra hacer una importante reducción tanto de nitrógeno como de carbono que se encuentran habitualmente en los desechos industriales. 

Todo este complejo proceso será realizado utilizando un biorreactor anóxico de membrana que ha sido diseñado por los mismos investigadores, y que tiene la particularidad de permitir la eliminación conjunta de los contaminantes y hacerlo a niveles muy bajos de oxígeno, siendo esta la novedad ya que hasta ahora siempre se realizaba de forma separada por un lado el nitrógeno y por otra el carbono. 

Utilizando este sistema los investigadores tratarán unos dos metros cúbicos de agua al día que procede de la empresa almeriense Cítricos del Andarax S.A, dedicada a la producción de zumos y cremas de verduras. 

El otro aporte importante a este proceso de descontaminación es el hecho de utilizar ultrasonidos que reducen la producción de fangos generados en cualquier proceso de depuración de aguas industriales. 

Lo magnífico de este tratamiento de residuos es que permite eliminar la mayor parte de contaminantes y microorganismos y que causan enfermedades a un coste para las empresas pequeñas y medianas extremadamente reducido.