viernes, 27 de abril de 2012

Vacaciones ecológicas una opción sustentable


Vacaciones son sinónimo de descanso y ocio y no necesariamente debe viajarse a lugares muy lejanos o contratar costosos hoteles, sino que pueden recorrerse lugares interesantes. 

Las vacaciones no son sinónimo necesariamente de viajar a lugares caros y remotos. Turismo significa hacer un tour, vale decir, recorrer lugares de interés como un modo de esparcimiento saludable y en contacto con la naturaleza. 

Las vacaciones también deben ser sinónimo de cambiar la rutina y de un tiempo de reencuentro ya sea con la familia o con  amigos, sobre todo para quienes viven durante todo el año en una gran ciudad con pocos espacios verdes para disfrutar. 

A pesar que el turismo rural y de aventura se encuentra en pleno crecimiento,  también es cierto que el medioambiente sufre en muchas ocasiones el fuerte impacto que los turistas le causan a la naturaleza. Incendios forestales, suciedad en las aguas de arroyos y ríos, plantas que mueren y árboles que se utilizan como leña para encender fogatas, son solo algunos de los inconveniente que muchos turistas producen en unos pocos días de vacaciones al aire libre. los incendios forestales, la gente pisotea las plantas, corta leña, ensucia el agua y llena de basura el paisaje. 

Existen sin embargo, ciertas pautas de conducta y convivencia con el medioambiente que permiten llevar adelante unas vacaciones ecológicas por ejemplo acampando en algún lugar donde la naturaleza regala toda su belleza. Existen infraestructuras especialmente preparadas como por ejemplo ir a un camping evitando así una inserción en la naturaleza que pueda causar daños muchas veces irreparables. 

Además, la mayoría de los lugares para acampar cuentan con almacén, servicios sanitarios, lavaderos y recolección de basura a diario y esta opción se encuentra hoy en día en la mayor parte de los Parques Nacionales. 

No es recomendable salir en carpa a lugares no habilitados a menos que quien lo haga posea los conocimientos necesarios para causar el menor impacto posible al medioambiente, sobre todo por los desperdicios que tienen dificultad para biodegradarse como plásticos, botellas, metales, etc. 

La idea de unas vacaciones ecológicas es poder vivir en armonía con la naturaleza y perturbar lo menos posible la vida silvestre tanto vegetal como animal. 

Privilegiar la naturaleza, disfrutar de ella caminando y viviendo ese entorno privilegiado, nadar, andar en bicicleta, practicar escalada, son excelentes actividades para realizar al aire libre y vivir unas vacaciones diferentes unas “vacaciones ecológicas” disfrutando de un medio ambiente saludable.