martes, 24 de abril de 2012

Especies únicas de Galápagos amenazadas

Las famosas Islas Galápagos se encuentran en un delicado momento para la preservación de algunas especies únicas que habitan el lugar. 

Varios expertos en temas ecológicos y el ex economista jefe del Banco Mundial Nicholas Stern, conocido por su activo trabajo relacionado al cambio climático del mundo, advierten sobre este problema. 

Los cambios que se han producido en Galápagos en los últimos años han traído como consecuencias indeseables el aumento de varias especies invasoras como la avispa. A esto se une el colapso sufrido por diversas colonias de pingüinos e iguanas llevando a pensar a los investigadores que existe una estrecha relación con los posibles efectos producidos por el cambio climático en las islas. 

El marco natural de Galápagos propicia la coexistencia de diferentes especies preparadas para el frío pero al encontrarse aisladas en esta región tuvieron que adaptarse a otras condiciones climáticas y por ello,  pasaron a ser especies únicas, pero todo esto puede modificarse por los cambios climáticos siendo así una amenaza para la supervivencia de estos animales. 

Por otra parte, un aumento grande de presencia humana en las islas hará mayor el impacto del “calentamiento global” y por ello los expertos sugieren comenzar a limitar el número de visitantes que se acercan a Galápagos cada año. 

En la actualidad se encuentra restringido el número de visitas a ciertos lugares de Galápagos a pesar que no se ha puesto un límite a la cantidad de personas que pueden  ingresar a la isla. 

Los números suministran interesante información, ya que hasta hace 30 años solo llegaban a Galápagos unos veinte mil visitantes por año y en la actualidad son ciento ochenta mil los turistas que visitan el lugar. 

Si bien es cierto que es un importante recurso económico para Ecuador no menos cierto es la forma en que  afecta esto el ecosistema del lugar. 

Al aumentar la presencia humana también se han incrementado especies invasoras, como ratas, mosca de la fruta y el caracol africano, sumándose a esto que el calentamiento global traerá más lluvias a la región perjudicando los bosques de cactos opuntia y también a las tortugas gigantes que habitan las islas. 

Por su parte, el director ejecutivo de Conservación Internacional, Luís Suárez, ha sugerido reducir las áreas donde se permite hoy pescar para dar al ecosistema un espacio más amplio donde recuperarse luego de un fenómeno climático extremo.

Todas estas medidas buscan estabilizar este increíble y único lugar que existe en el Planeta Tierra con características y especies únicas que el hombre no pude ni debe dejar extinguir.