viernes, 9 de marzo de 2012

Sequía hace peligrar la existencia del lago más grande China


El Poyan, que fuera en el pasado el lago de agua dulce más grande de China, corre riesgo de secarse completamente a causa de una gran sequía en la región.

Normalmente y durante la estación húmeda el agua de lluvia lograba cubrir cuatro kilómetros de las tierras que ocupa la provincia china de Jiangxi, ubicada al este del país. Este fenómeno natural se ha reducido hoy a 200 kilómetros cuadrado dejando el lago como una enorme planicie con un gran charco de agua en el centro.

Todo esto ha sido producido por una de las peores sequías que han asolado en los últimos 60 años todo el este de china, dejando con poca cantidad de agua los ríos Gan y Xiu, cuyas aguas desembocaban en el lago Poyan.

Sin embargo, no solo la sequía ha causado esto sino también un proyecto hidrológico llamado la represa de Las Tres Gargantas, situación que ha sido admitida en parte por el gobierno que afirma que la construcción de esta represa ha traído más problemas de los previstos cuando fue diseñado el proyecto.

Esta represa situada en el curso del río Yangtzé, ubicado a orillas de la ciudad de Yichang, ha provocado varios problemas geológicos, medioambientales y también económicos difíciles de ocultar.

Uno de esos daños ocurrió cuando cincuenta mil metros cuadrados alrededor de la estructura fueron cubiertos por una gruesa capa de basura compacta difícil de remover.

Los expertos explican que cada año, cuando el embalse de las Tres Gargantas comienza a almacenar agua para poder alimentar en el invierno las turbinas el caudal del río Yangtze sufre una drástica reducción ayudando junto a la sequía a una importante disminución del agua en el lago Poyang.

Todo esto produce una situación de desequilibrio y ha puesto en riesgo de desaparecer algunas especies que viven en el lugar y animales que en ciertas temporadas viven en la cercana Reserva Natural Nacional.