martes, 20 de marzo de 2012

Cosmética ecológica



La cosmética ecológica ha tenido un crecimiento sostenido en los últimos años, debido a que muchas personas han decidido volver a la naturaleza y a los productos que de ella pueden extraerse, a pesar que aún muchos consumidores no cuentan con la información sobre el tema.

Además, existe poca información sobre los peligros que puede acarrear el uso de la cosmética tradicional.

Se ha comprobado que la mayoría de los cosméticos convencionales poseen gran cantidad de sustancias químicas en sus fórmulas y algunas de ellas que han sido evaluadas como riesgosas para la salud.

Es necesario conocer ciertas características de la piel ya que ella absorbe los productos que aplicamos a diario y éstos pasan luego al torrente sanguíneo sin tener una barrera de protección.

Por otra parte los cosméticos tradicionales se producen de forma tal que aumenten la penetración adicionándose el uso de los parabenes, que son conservantes que se colocan en pequeñas cantidades en los cosméticos y esto con el tiempo produce que a pesar de utilizar una dósis mínima de producto es posible padecer de alergias.

Por su parte los cosméticos ecológicos se elaboran respetando el medio ambiente ya que no contienen sustancias que puedan resultar irritantes ni tóxicas.

A pesar que en España no se fabrican una gran cantidad de productos de belleza ecológicos si se importan de países como Alemania donde esta industria se encuentra mucho más desarrollada.

También es necesario tener precaución al elegir los productos de cosmética natural ya que deben tener en su formulación como ingredientes mayoritarios productos de origen vegetal, con una base de aceites vegetales y extractos de plantas que sirven para estimular la función regenerativa de la piel.

Además, no deben contener colorantes, fragancias ni conservantes sintéticos, ni tampoco parafinas o cualquier derivado del petróleo. Carecerán también de cualquier sustancia que haya sido probada sobre animales, un producto cosmético ecológico siempre será dermatológicamente probado sobre personas que actúan como voluntarios, ya que así se garantiza una tolerancia alta y la eficacia real del producto.

Por último, si el contenido es importante el envase también lo es ya que deberá ser ecológico. Así en Estados Unidos las principales empresas de este sector del mercado empaquetan la mayor parte de los productos en envases hechos de cartón reciclado.