martes, 27 de marzo de 2012

Comida rápida puede causar Depresión


Un estudio reciente realizado por las Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la Universidad de Navarra y continuando con otros anteriores sobre el mismo tema y similares en la línea seguida ha demostrado cómo el consumo de la comida denominada fast food tiene una relación importante con el riesgo de sufrir estados depresivos.

Se ha podido establecer que el consumo de todo tipo de bollería industrial como también de la llamada comida rápida (hamburguesas, salchichas, pizza) se encuentra íntimamente ligado con el diagnóstico médico de la depresión.

Publicados por la revista Public Health Nutrition, los estudios han revelado que los consumidores habituales de comida fast food presentan un riesgo mayor de desarrollar depresión que quienes hacen un consumo mínimo de esta comida rápida.

El estudio ha observado que existe una respuesta elevada de la ecuación dosis–respuesta, o sea que cuanta más comida rápida se consume, mayor es el riesgo de sufrir una depresión.

La investigación realizada concluyó que los participantes que habían hecho una ingesta mayor tanto de comida rápida como de bollería industrial son por ejemplo más propensos a realizar menos actividad, tener un patrón de hábitos alimenticios peor, bajo consumo de fruta, frutos secos, pescado, verduras y aceite de oliva, además de trabajar semanalmente mas de 45 horas.

En el caso de aquellos que consumieron bollería los datos fueron también concluyentes y es más, pequeños consumos de este tipo de comidas se asocia a un riesgo mucho mayor de desarrollar depresión.

Para realizar el estudio contó con 8964 participantes que jamás habían sido diagnosticados de depresión ni habían consumido antidepresivos. Los mismos fueron sometidos a una evaluación de seis años y en ese período 493 fueron diagnosticados con síntomas de depresión o comenzaron a ingerir antidepresivos.

Esta nueva investigación no hace más que corroborar un proyecto SUN que en el año 2011 fue publicado en Plos One. En ese momento se habían analizado unas doce mil personas también durante un plazo de 6 años y aparecieron 657 casos nuevos de depresión.

A pesar que según los investigadores aún serán necesario más estudios es aconsejable controlar el consumo de comida rápida debido a su implicancia en la salud física como mental.