domingo, 12 de febrero de 2012

El buen hábito de reciclar


La colaboración de todas las personas es indispensable para reducir de forma significativa todos aquellos residuos impropios mejorando el sistema de reciclaje.

Los residuos llamados impropios son aquellos que se colocan en los contenedores de reciclado equivocados y por ello es esencial la ayuda de los consumidores para que el reciclaje pueda realizarse de forma adecuada.

Así, los contenedores de color amarillo han sido pensados para todos aquellos envases ligeros como plásticos y briks o latas. En tanto que los contenedores de color verde están destinados a los envases de vidrio

Sin embargo, muchas personas confunden las consignas de colores y colocan residuos inadecuados en los de color amarillo como juguetes y pequeños electrodomésticos y en los de color verde utensilios de cerámica, vasos y envases de medicamentos.

En España por ejemplo en los últimos años ha disminuido notablemente el porcentaje de impropios gracias a que los consumidores han realizado un esfuerzo en forma conjunta con empresas y también la administración pública, logrando así un reciclaje correcto.

Para ello se tuvo en cuenta que el contenedor amarillo es para los envases de plástico, latas y briks, y el azul para envases de cartón y papel.

Por su parte el contenedor verde se utiliza para los envases de vidrio, pero los vasos, botellas o copas irán a los denominados puntos limpios, que son las instalaciones cercanas a las ciudades que han sido creadas por las instituciones públicas.

Asimismo, los envases de medicamentos, aunque sean de vidrio deberán colocarse en un contenedor propio de las farmacias.

Es importante reciclar bien ya que cuando existen residuos inadecuados en los contenedores esto hacer que las tareas en las plantas de selección y clasificación se entorpezca, generando una sobrecarga de trabajo a los operarios que trabajan allí además de poder causar daño en las maquinarias que se utilizan para este tipo de trabajo.