domingo, 29 de enero de 2012

Barbacoas solares, ecológicas y seguras


Una parrillada ecológica es hoy algo posible gracias a las barbacoas solares, un sistema que solo necesita de la luz solar como fuente de energía.

Se trata de barbacoas que pueden utilizarse tanto en el jardín de casa como cuando se sale de camping, evitando llevar gas, carbón y pastillas de encendido, ya que solo utilizan como fuente de energía el sol, siendo posible preparar todo tipo de alimentos asados desde brochetas hasta las más tradicionales chuletas de forma sencilla, limpia segura y sin alterar el sabor de las comidas.

Existen diversos tipos de barbacoas solares inclusive es posible, para aquellos habilidosos en las artes manuales, realizar una de forma artesanal. Una propuesta no solo ecológica sino también para tener en cuenta su uso en zonas que no poseen energía eléctrica.

Sus seguidores defienden este tipo de barbacoas ya que afirman que no contaminan el ambiente, son sencillas de utilizar y ahorran dinero tendiendo en cuenta que no es necesario comprar los elementos tradicionales que requieren las típicas barbacoas, como por ejemplo el carbón.

Además y gracias a la energía que utilizan no emiten dióxido de carbono, un gas relacionado con el cambio climático, que tanto preocupa hoy a la mayoría de los habitantes del planeta.

De fácil transporte no necesita de instalaciones especiales y solo es necesario el sol como fuente de energía inagotable, limpia, pues no produce humo y renovable, siendo solo necesario realinearla para aprovechar al máximo los rayos del sol.

Asimismo, existen modelos un poco más sofisticados que permiten la cocción de todo tipo de alimentos con solo utilizar ollas o sartenes.

También es necesario ver algunos de los inconvenientes, que con el paso del tiempo y un uso más popular muchos de ellos podrá superarse, como el tema del coste que es mucho más elevado que el de una barbacoa convencional, además de no poder utilizar la barbacoa durante la noche, a pesar que existen ya algunos prototipos con un sistema de acumulación térmica.

Su funcionamiento es muy sencillo teniendo en cuenta que este tipo de barbacoa produce calor por medio de la concentración de la luz y para esto utiliza una vasija reflectora parabólica, que puede tener formato de cilindro o de plato, concentrando los rayos solares en un eje que los focaliza, siendo este el sitio donde se colocan los alimentos que se desean cocinar.

Una idea novedosa que hoy es realidad y que con algunos ajustes será en pocos años una alternativa ecológica de las tradicionales barbacoas.