lunes, 17 de octubre de 2011

Consejos para reducir la contaminación de interiores


La contaminación ambiental es algo que preocupa a muchas personas en todo el mundo, que han tomado mayor conciencia en los últimos años sobre aquellos peligros que se encuentran latentes y que perjudican el planeta y también al hombre.

Se ha descubierto recientemente que existen algunas plantas que son capaces de reducir la contaminación de interiores, teniendo en cuenta que existen muchos materiales que son capaces de emitir compuestos orgánicos de carácter volátil y contaminan el aire que respiramos en el interior de los inmuebles.

Este tipo de materiales se encuentran en la tapicería, plásticos, alfombras y fibras artificiales, entre otros. A todo este material debemos sumarle la contaminación de tipo químico que producen por ejemplo los insecticidas, pegamentos, pinturas y limpiadores.

Hace más diez años que un estudio realizado por la EPA (Agencia de Protección Ambiental del gobierno estadounidense) informó que la “contaminación de interiores” se encuentra entre los diez problemas de tipo ambiental más importantes.

Para dar solución a la contaminación de interiores y evitar así respirar aire contaminado, puede repetirse la experiencia que un ingeniero de la NASA realizó para mantener el aire de los vehículos espaciales limpio y saludable a partir de ciertas plantas.

Para llegar a esta conclusión comenzó por estudiar las plantas domésticas descubriendo que varias de ellas podían reducir la contaminación de interiores a niveles no detectables por 24 horas.

Dos de estas plantas son las que pertenecen a la familia de los cleomes y los filodendros, un género que posee más de doscientas cincuenta especies diferentes y son plantas de tipo ornamentales.

Son plantas que además de tolerar casi cualquier tipo de iluminación, sólo necesitan regarse una o dos veces a la semana, siendo además resistentes a las plagas, con el agregado que al no poseer flores no producen alergias.

En realidad, hoy se ha concluido que la mayoría de las plantas de interior limpian el aire contaminado que se encuentra dentro de las casas. Potho, regel, caladium y aglaonema son algunas de estas plantas.

Pueden cultivarse plantas que no demanden demasiados cuidados, buscando especies como cactus que además tienen gran resistencia, siendo imprescindible utilizar abonos naturales evitando los químicos que contaminan el ambiente.

domingo, 9 de octubre de 2011

Cuidados de la huerta y jardín: control ecológico de plagas



Quienes son aficionados tanto a la jardinería como a la agricultura y cultivan frutas y vegetales, se encuentran mucha veces con el problema de las plagas que atacan y destruyen sus cultivos.

El control ecológico de plagas hoy es posible gracias a los diferentes medios con los que se cuentan, todos ellos naturales y que permiten dejar de lado los productos químicos que tanto afectan al suelo como a los mismos cultivos.

Así, algunas plantas aromáticas son excelentes aliadas para luchar contra algunos insectos que atacan los cultivos y también contra otras plagas como caracoles, babosas, ratones y topos.

Estos últimos por ejemplo, se encargan de destruir las raíces de las plantas ya que sus galerías son excavadas donde éstas se encuentran. Para que abandonen ese hábito y también se retiren de la huerta, unas bolas de alcanfor en los túneles serán suficientes para que el olor las haga abandonar sus guaridas.

Caracoles y babosas producen grandes daños a los cultivos pues su voracidad las lleva a comer las hojas de todos ellos dejando un rastro de destrucción a su paso. Una forma natural de combatir esta plaga es esparcir cenizas por el terreno o rodear las plantas que suelen atacar con una banda de plástico y en él colocaremos sal.

Una manera ecológica de deshacerse de las hormigas y evitar que invadan los frutales es pintando el tronco de los árboles con una mezcla hecha de agua y cal.

Azufre micronizado es excelente para fumigar las plantas invadidas por ácaros. Deben diluirse 80 grs. en diez litros de agua y luego utilizar.

Todas estas son soluciones que permiten un control ecológico a pesar que los resultados son un poco más lentos que si se utilizaran productos químicos.