sábado, 12 de noviembre de 2011

Bellezas de la naturaleza

Cuidar de la naturaleza es un deber de todos los seres humanos ya que gracias a ello lograremos seguir disfrutando de sus bellezas y de todos aquellos sitios increíbles que nos permite disfrutar en cualquier punto del planeta.

Algunos ejemplos son el por ejemplo:

El túnel de ferrocarril que se encuentra en la ciudad de Kleven en Ucrania, un fantástico pasadizo hecho con árboles, bautizado como el "Tunel del Amor".

Foto Oleg Gordienko

Otra de las bellezas de la naturaleza es el Árbol de la Vida que se encuentra en el Golfo Pérsico más precisamente en el Reino de Bahréin.

Una acacia que tiene más de cuatrocientos años y que por un misterio de la naturaleza se mantiene verde aún estando en el medio del desierto y siendo el único en ese lugar no pudiendo explicarse como sus raíces absorben agua ya que no existen manantiales de agua en la zona.

De grandes dimensiones parte de sus raíces e inclusive del tronco se encuentran dentro de la arena.


Por otra parte la Cueva Azul que se encuentra en el mar Adriático frente a la costa Croata es otra maravilla digna de disfrutar. En la pequeña isla de Bisevo fue fundado un monasterio benedictino de San Silvestre en el año 1050, lugar que fue abandonado por el constante asedio de los piratas.

Muchos años después el varón Eugene Rausoonet descubre allí la llamada Cueva Azul a la cual solo puede accederse en barco. La cueva posee una entrada pequeña y es visitada en la actualidad por cientos de turistas que llegan hasta allí para admirar este sitio que deslumbra precisamente por intenso color azul, que es producido cuando el sol se encuentra a su altura máxima y produce un efecto de refracción de luz dentro de la gruta y la luz azul ilumina todo dentro de esta espectacular cueva en el mar.

Foto Oliver Roose